Por el Día Internacional del Malbec (17/4) entrevisté de manera virtual a varios referentes de la Argentina, con la intención de ofrecer una radiografía de la cepa emblema. Una uva que cada vez brinda más satisfacciones, tanto a los hacedores como a los consumidores. Esa nota ya salió en Infobae (https://www.infobae.com/tendencias/2021/04/17/por-que-el-malbec-es-el-mejor-vino-argentino/), pero hubo una opinión que quedó afuera, y quizás era de las más esperadas. Porque Alejandro Vigil es, desde hace al menos una década, el winemaker más aclamado y admirado por consumidores de todo el mundo que disfrutan los vinos argentinos. Por eso, y porque siempre sus palabras son tan importantes como sus vinos, acá está su visión actual sobre su tan amado Malbec.

1) Hablando de los vinos de Alta Gama ¿cómo ves el Malbec? ¿sigue siendo más un vino de fruta que de lugar, o ya refleja más el carácter del terruño que del varietal?

Creo que encasillar al Malbec trae muchos inconvenientes para los viticultores y para el consumidor. Es importante entender que los sabores frutales corresponden a lugares, y esa correlación está determinada por el clima y el suelo . Así, por ejemplo, las zonas frías darán lugar a la aparición de sabores a violetas porque el componente beta-ionnona se ve favorecida por la baja temperatura. Como este componente, existen millones, entonces no podemos hablar de fruta sin pisar el concepto de terruño. ¿Dónde se vuelve importante el terruño? cuando incorporamos la variable fundamental, el hombre. Mi humilde opinión al respecto es que no podemos ver al hombre como eje pero si es real que la experiencia centenaria de cultivar y elaborar esas uvas en un determinado lugar permite entender este concepto. En definitiva, los vinos van tomando el paisaje según la experiencia que vamos adquiriendo al entender el funcionamiento de su ecosistema.

2) ¿En qué estilo de vino el Malbec se luce más?

La búsqueda constante de entender el paisaje y acercarnos en lo posible por medio del vino es mi forma de expresar el Malbec. Las frutas negras y mermeladas de Lunlunta, las frutas rojas y acidez punzante de Gualtallary…, el poder interpretar esos lugares a través de los vinos es el mayor trabajo.

3) ¿El Malbec es un vino que se disfruta más de joven o con un período de guarda?

El Malbec convive en tres mundos posibles, de ahí su éxito. Son vinos que jóvenes expresan perfectamente las frutas de cada lugar, con la facilidad de tomar por su dulzor autentico y sus taninos, que me cuesta decirle “redondos”. Pero los vinos de mediana edad ya presentan sabores terciarios y mantienen la fruta, lo cual lo tiene en los dos mundos un perfecto equilibrio. Por último, los vinos de algunas zonas, especialmente las zonas altas de Guatallary, pegados a las Sierras del Jaboncillo o zonas como El Cepillo, logran tener una madurez en botella que no envidia a ningún vino de los denominados grandes vinos. Especialmente en mi experiencia, por la elaboración de 22 años del viñedo Adrianna, la guarda los vuelve vinos únicos en el mundo.

4) ¿Cuáles son las claves del Malbec para seguir siendo la cepa emblemática de la Argentina?

Parte de lo que venimos hablando, esa trasparencia al paisaje permite tener una gama tan grande de posibilidades que son interminables las posibilidades que tenemos de ofrece al consumidor en sabores, estilos y curiosidades. El Malbec se convirtió en una variedad clásica debido en gran medida a esto. 

5) ¿Se puede convertir en una variedad global, plantada en diferentes regiones del mundo?

Estamos en camino, es cuestión de tiempo. Calidad, diversidad y presencia en todos los segmentos lo tenemos.

6) Después de 20 años de continua evolución desde comienzos del milenio, ¿cómo ves el futuro próximo del Malbec?

Recién comenzamos, este camino lleva generaciones, lo que estoy seguro que nuestro avance es debido a gente como Nicolás Catena que se animó a plantar en altura, y gente como él que tiene visión. Hay que trabajar en esa línea, seguir investigando, probando e invirtiendo.

7) ¿Qué es lo que más deseas que suceda con tus Malbec?

Sin lugar a duda, que sean lo más trasparente posible al paisaje sin dejar huellas. Y que lleguen a todo el mundo.

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.