El 7/11 se celebra en el mundo el Día Internacional del Merlot, que significa “pequeño mirlo” en un antiguo dialecto regional francés. Se dice que el nombre proviene de la palabra francesa “Merle” que significa mirlo, en una probable referencia al color de la uva Merlot. Como vino tiende a ubicarse justo en el medio del espectro, lo que significa que tiene niveles medios de alcohol, acidez y tanino. El consumidor disfruta de su carácter suave, accesible y delicioso, con aromas frutales y notas de hierbas.

No es de extrañar que sea un placer para muchos. Pero lamentablemente fue una cepa maltratada y desprestigiada injustamente alrededor del mundo. En su momento los productores vieron en él un vino salvador, porque la uva se encontraba plantada en diversas regiones, a tal punto de llegar a ser una de las tres con mayor superficie (detrás del Cabernet Sauvignon).

En 2004, se estimó que era la tercera variedad más cultivada a nivel mundial con 260.000 hectáreas, y para 2015 eso había aumentado a 266,000. En Francia es la variedad de uva más cultivada; posee casi 2/3 de las plantaciones totales de Merlot del mundo, con unas 115,746 hectáreas en 2009. Mientras que en Italia, la Merlot es la quinta uva más plantada. Y hasta en Israel es protagonista con al menos 1000 hectáreas. Esto demuestra que se trata de una cepa muy adaptable los diferentes climas, aunque en realidad es bastante difícil de manejar en el cultivo.

Merlot también se cultiva en Argelia, Australia, Argentina, Bulgaria, Canadá, Chile, Croacia, Chipre, Grecia, Hungría, Malta, México, Montenegro, Nueva Zelanda, Rumania, Sudáfrica, Suiza, Eslovenia, Turquía y partes de los Estados Unidos como California, Washington, Long Island y Virginia.

Está claro que la uva Merlot es una de las más populares del mundo, sin embargo, fue mal entendida durante muchos años, tanto por el consumidor como por el hacedor, y obviamente también el vendedor.

Su producción creció exageradamente al ritmo de las modas y del consumo, pero sin cuidar el aspecto cualitativo. Y luego, la película Sideways (Entre Copas); donde el personaje principal no lo bebía simplemente porque era el favorito de su temida ex esposa; terminó de darle un golpe, del cual aún le cuesta reponerse. Actualmente en California, el Merlot vuelve a recibir el respeto que se merece y ocupa el tercer lugar en las ventas de variedades tintas de la región.

Merlot como uva y vino

La uva Merlot es suave y carnosa y madura temprano, lo que la convierte en una buena compañera del Cabernet Sauvignon, que es más alto en taninos y madura más tarde. De hecho, a menudo se cultiva en las mismas regiones, pero en las partes más frescas de esas áreas debido a su maduración temprana.

La Merlot suele vinificarse tanto en varietales como en blends, como los vinos de Burdeos. Allí se combina más con el Cabernet Franc en la margen derecha, mientras en la margen izquierda lo hacen con Cabernet Sauvignon principalmente.

Como todo vino, depende de la región en la que se elabora. Hasta hace poco, en las regiones vitivinícolas del Nuevo Mundo la tendencia era elaborar Merlot al “estilo internacional”, haciendo hincapié en la sobre madurez. Esto produjo vinos maduros, de color profundo, con cuerpo y alto grado de alcohol, taninos aterciopelados y notas de intensa fruta (ciruela, mora, etc.).

Mientras que el estilo más tradicional de Burdeos nace de una cosecha más temprana, y esto mantiene la acidez de las uvas, produciendo vinos de cuerpo medio, un nivel de alcohol moderado, y sabores frescos con notas de frutas rojas (frambuesas, fresas, etc.) y notas vegetales de hojas.

Por supuesto, dependiendo del entorno en el que se cultiva, el Merlot tiene gustos diferentes. En la piedra caliza, el Merlot desarrolla notas más perfumadas, pero los suelos arenosos hacen que los vinos sean generalmente más suaves que los cultivados en suelos predominantemente arcillosos.

Origen de su prestigio

El Petrus sigue siendo uno de los vinos más famosos y raros del mundo, y es casi todo Merlot. Elaborado en Pomerol, una pequeña región dentro de Burdeos, donde esa uva generalmente representa alrededor del 80% de la mezcla. Los suelos de hierro y arcilla de la región le dan a Merlot una columna vertebral más tánica que la que se encuentra en otras regiones de Burdeos. Por eso con el tiempo, Pomerol alcanzó un gran prestigio con sus Merlot de producción a pequeña escala.

La primera mención registrada de Merlot fue en las notas de un funcionario local de Burdeos, que en 1784 calificó esta uva como una de las mejores de la zona. Además de ser la uva más plantada en la zona, aquellos clones particulares de Merlot plantados en la orilla derecha de Burdeos, que se extienden desde Cotes de Bourg al sur hasta Saint Emillion, son muy raros y realmente especiales. A finales de la década del noventa, investigadores de la Universidad de California demostraron que los primeros clones de Merlot eran descendientes del Cabernet Franc y medio hermano del Cabernet Sauvignon, del Carménère y también del Malbec, todos originarios en la reconocida región.

En Argentina

El Merlot es la quinta variedad tinta, con 5200 hectáreas a 2019, detrás de Malbec (44300), Bonarda (18300), Cabernet Sauvignon (14300) y Syrah (11900). Mendoza posee 3930 hectáreas y en Patagonia, donde se la reconoce como una de las variedades emblemáticas, solo 500.

El Merlot es ese varietal que es protagonista del segundo vino más caro del mundo, pero a la vez, por una jugada hollywoodense (la película Sideways), pasó sin escalas a un quinto plano. Tal fue así el impacto en los mercados del mundo que muchas bodegas locales injertaron cepas de Merlot con Malbec. Y así desaparecieron muchos exponentes buenos.

Los enólogos saben que es una variedad fisiológicamente difícil porque no le gustan las altas temperaturas, y que a más de 30 grados el Merlot deja de hacer la fotosíntesis porque cierra sus estomas, y así complica su madurez. Pero hoy se buscan zonas más templadas, y cubrir más los racimos para evitar frenar la biosíntesis.

En suelos argentinos, el Merlot llega fácilmente a los 14, 14,5 grados, con menos taninos verdes y más fruta con notas balsámicas.

Pero poco a poco va reapareciendo en las góndolas y recuperando su prestigio a manos de vinos elaborados a partir de viñas viejas. Y si bien para muchos bodegueros el problema “comercial” del Merlot está en su nombre, cabe destacar que de Merlot a “Merlove” hay un solo paso, y de sus nuevos vinos depende.

10 Merlot para enamorarse de la variedad

http://www.fabricioportelli.com/humberto-canale-estate-merlot-2018/

http://www.fabricioportelli.com/saurus-select-merlot-2020/

http://www.fabricioportelli.com/fabre-montmayou-reserva-merlot-2018/

http://www.fabricioportelli.com/reserva-del-fin-del-mundo-merlot-2019/

http://www.fabricioportelli.com/miras-merlot-2018/

http://www.fabricioportelli.com/achaval-ferrer-merlot-2018/

http://www.fabricioportelli.com/casa-boher-merlot-2019/

http://www.fabricioportelli.com/kaiken-ultra-merlot-2017-2/

http://www.fabricioportelli.com/bianchi-particular-merlot-2018/

http://www.fabricioportelli.com/angelica-zapata-merlot-2016/

Sobre El Autor

Hace 22 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.