Hace pocos días almorcé con los referentes de la bodega Cavas Rosell Boher; propietario, enólogo, director y comunicador. Un 4 contra 1;  es decir que tenía todos los flancos cubiertos, y en exclusiva. Y más allá de la novedad (como fue off the record aún no se puede decir nada), nos convocaba una charla. Y para esa charla Pepe Martinez, enólogo de la casa, trajo en sus manos y directamente de la bodega un Rosell Boher Brut 2004, de impecable evolución. Pero, de alguna manera, yo ya me lo esperaba. Lo que sí me sorprendió y cambió mi concepto de los tintos, fue lo bien que estaban el Casa Boher Merlot 2009 y el Cabernet Sauvignon 2006 . Más allá del Sauvignon Blanc 2012, el Malbec 2010 y el flamante Cabernet Franc 2012. Todos directos de la cava de El Estrebe, una parrilla en Peña casi Pueyrredón que se toma muy en serio el tema del vino. Y fue así que el Merlot 2009 y el Cabernet Sauvignon 2006, se despegaron del resto. Su sana y agradable evolución, demostraron que Pepe, es u enólogo que piensa en la guarda cuando concibe los vinos. Y no sólo eso, sino que al Merlot hay que volver a tomárselo en serio, ya que es un varietal noble como (muy) pocos.

Aclaro que hasta hoy no entendía bien a la línea Casa Boher de vinos, más allá de su sentido comercial. Sólo los tenía como vinos prolijos y agradables. Ahora, que pude conocerlos también de grandecitos, debo decir que realmente no sólo están pasando por un gran momento, sino que también demuestran que tiene más para dar. Como si se hubieran soltado con los años en la botella. Por eso, ahora al Malbec 2012 (el 2010 está jugoso y refrescante) y al nuevo Cabernet Franc los voy a seguir de cerca.

Un consejo, que seguro en El Estrebe funcionará, pero quizás también en otros restaurantes donde no recargan tanto a los vinos guardados. Consultar por las cosechas anteriores. Porque con vinos así, en este estado, da más gusto sentarse a la mesa, compartir y disfrutar.

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.