Cuando calienta el sol vuelven las ganas de comer esos platos que se cajonean cuando hace frío. Porque más allá de los que se disfrutan a temperatura ambiente, y de los productos de estación, vuelven las ganas de alimentarse más sano; aunque solo sea para lucir mejor el traje de baño. Y así como los guisos y las preparaciones de cocciones largas pasan al olvido, las ensaladas con todos los verdes posibles, renacen. Con pollo o camarones, o incluso con frutas cítricas o tropicales. Todas estas opciones van muy bien con un blanco de año, joven y sin madera. Puede ser un Chardonnay para los que buscan algo más austero, o elegir entre un Sauvignon Blanc y un Torrontés, para los que prefieren más ímpetu en sus copas. Eso sí, todos deben ser 2018; recién llegaditos.

Y así como las comidas casuales se multiplican, los sándwiches también, y la creatividad gourmet aflora en muchas casas, combinando carnes frías, con quesos tipo Brie y hasta cebollas caramelizadas. Las opciones veggie también se destacan, con berenjenas, zucchinis y demás vegetales a la plancha. Para ellos, un vino rosado es la mejor alternativa para apreciar más todas esas delicias entre panes. De Malbec, Pinot Noir, Syrah, Merlot, Cabernet Franc o Petit Verdot; todos valen, siempre y cuando se muestren vivaces y fragantes. Porque cada trago debe acompañar bien a todos los ingredientes.


A medida que se acercan las vacaciones, los frutos de mar vuelven a copar las mesas, más allá de los amantes del sushi y del polémico salmón. Pescados y mariscos a la parrilla poco a poco van reemplazando a las carnes rojas. Lenguado, pejerrey, corvina, merluza y trucha suelen ser los más buscados. Juntos con los langostinos, son delicias de mar que se disfrutan mucho más con vinos blancos austeros o tintos livianos. Un buen Chardonnay, elegante y sutil, o un Pinot Noir, equilibrado y fresco, serán las etiquetas que brindarán más placer. Pero sólo hay un tipo de vino que se acomoda a cualquier festín en las mesas veraniegas; y es el espumoso. Un Blanc de Blanc (puro de uvas blancas), un Brut o un Rosé, con sus burbujas finas y persistentes y sus sabores delicados, realzan los sabores y texturas de cada bocado, al tiempo que invitan a celebrar.


Pero así como los platos sanos y verdes renacen, en esta época también de multiplican los asados al aire libre. Y se sabe, con la carne argentina no hay nada mejor que un buen tinto, sin que ello signifique que deba ser el único vino a descorchar. Porque el comienzo es mejor con algo refrescante como un blanco o un rosado vivaz, que van muy bien con las achuras, esos primeros bocados que salen de la parrilla. Con las mollejas o carne de cerdo, un Chardonnay joven con la madera justa será ideal. Y luego si, que empiecen a desfilar los tintos. Los Malbec joven para empezar y los blends con más cuerpo para acompañar esos cortes más especiales, y hacer de la sobremesa, un momento inolvidable.
El único recaudo será controlar la temperatura de los vinos. Los tintos pueden estar con los blancos en hielo, pero hay que sacarlos unos 10 minutos antes de servirlos en las copas porque el frío los compacta, cierra sus expresiones y resalta sus taninos.

Xumek Chardonnay 2018
Bodega Xumek, Valle de Zonda, San Juan
$ – $$ – $$$ – $$$$ (Oct2018 $329)
Sus primeros aromas son austeros y frescos, no muy expresivos y con ciertos dejos maduros. Pero en boca se despierta y gana la frescura, con buen cuerpo y un carácter muy floral. De trago untuoso y frutal, voluptuoso y equilibrado. No es complejo, pero hay algo de levaduras en su final. Sin contacto con madera, bien logrado, diferente, con fuerza y una vivacidad que delata su juventud. Ideal para acompañar pecados grillados. Beber entre 2018 y 2019.
Puntos: 88

Famiglia Bianchi Viognier 2018
Bodegas Bianchi, Valle de Uco, Mendoza
$ – $$ – $$$ – $$$$
Este es el primer vino 100% de Silvo Alberto (flamante enólogo de la casa desde hace más de un año) en salir al mercado. Un Viognier de Los Chacayes que llega por segunda vez, después del 2016. De aromas bien frutales pero no tan evidente, más bien equilibrados como exije la línea. Hay buen ataque y una acidez tensa, limpio y franco, de buen volumen y cierta densidad, totalmente apoyado en las frutas blancas. Beber entre 2018 y 2019.
Puntos: 89

Clos de los Siete 2015
Clos de los Siete, Vista Flores, Valle de Uco
$ – $$ – $$$ – $$$$
Es la 14va cosecha consecutiva de este vino. Un blend a base de Malbec como siempre, y con un concepto muy bien definido desde el campo por Michel Rolland. De aromas integrados y expresivos, bien apoyados en la fruta. De paso fluido y con un buen carácter de Uco, con frutas negras y dejos herbales. Taninos finos que acompañan y sostienen cada trago. Es un vino equilibrado y expresivo que da la vuelta al mundo y cada vez representa mejor al país, y con esta 2015 ha superado a sus antecesores. Beber entre 2018 y 2020.
Puntos: 90

Pascual Toso Alta Malbec 2016
Pascual Toso, Barrancas, Maipú
$ – $$ – $$$ – $$$$ (Sep2018 $865)
Malbec de buen volumen, con la acidez sostenida y fruta clásica. De paladar amable en su ataque, pero paso vibrante por boca, con taninos firmes y finos, sin tanta profundidad. Carácter de fruta madura con la madera bien integrada. Franco y típico, de fresco final con algo especiado, la madera integrada y un agradable dejo licoroso. Beber entre 2018 y 2020.
Puntos: 90

Fond de Cave A Temps Malbec
Bodega Trapiche, Valle de Uco, Mendoza
$ – $$ – $$$ – $$$$ (Oct2018 $790)
Blend de cosechas: 2011 (65% ), 2012 (30%) y 2014 (5%). De aromas expresivos a Malbec, amable y con buen volumen, incluso cierto agarre. Se nota algo de madurez, pero también de fruta roja viva, con texturas todavía firmes, y la madera que empieza a integrarse. De paladar franco, llena la boca con algo de frutas negras y especias, cierta calidez y potencia, bien equilibrada por la frescura. Es un Malbec completo con una atractiva madurez final. Según su hacedor (Sergio Casé) tiene un potencial de guarda de 30 años. Beber entre 2018 y 2022.
Puntos: 90

Casa Boher Gran Reserva Chardonnay 2017
Rosell Boher, Los Árboles, Valle de Uco
$ – $$ – $$$ – $$$$ (Oct2018 $750)
Es la segunda cosecha de este vino elaborado por Alejandro “Pepe” Martínez. De aromas expresivos con intenciones austeras, paladar fresco y con cierto volumen. De paso consistente y franco, con buen equilibrio, carácter frutal nítido y una acidez más marcada que el 2016 que lo hace vibrante. Profundo y con buen potencial de guarda, es ideal para acompañar platos delicados a base de carnes blancas, pastas o arroces.
Puntos: 90.5

Saurus Select Pinot Noir 2016
Familia Schroeder, San Patricio del Chañar
$ – $$ – $$$ – $$$$
Pinot Noir con buena frescura y un carácter de fruta amable y levemente madura, con dejos confitados y las notas de vainilla aportadas por el roble. Taninos finos y paso incipiente. Si la madera se integra y domina el carácter de la fruta, habrá un buen vino para rato. Beber entre 2018 y 2021.
Puntos: 90.5

Luigi Bosca Rosé 2018
Luigi Bosca, Mendoza
$ – $$ – $$$ – $$$$ (Oct2018 $460)
Sin dudas fue el vino que sacudió al mercado a fines de 2015, aunque hoy ya son varios los que siguieron su línea. Una propuesta original desde el viñedo, ahora por la combinación de Pinot Noir y Pinot Gris (antes era Syrah y Pinot Gris), cosechado un poco antes y concebido 100% por Pablo Cúneo (flamante enólogo de la bodega). Su aspecto es pálido y brillante, con tonalidad piel de cebolla. Aromas frescos con algo de frutas blancas y leves dejos herbales. Todavía joven y muy vivaz, tenso y con un carácter más vertical que sus antecesores.
Puntos: 91

DJ Red Blend 2015
Familia Mastrantonio, Valle de Uco, Mendoza
$ – $$ – $$$ – $$$$ (Sep2018 $950)
Blend de partida limitada; sólo 1200 botellas; en el que el enólogo demuestra la importancia de la combinación. Porque a la base mayoritara de Malbec se le suman el Cabernet Franc y el Cabernet Sauvignon en pequeñas proporciones, y el resultado es elocuente. Con aromas intensos pero a la vez austeros, y muy buena tensión en boca, donde se abre y es muy expresivo. De paladar fresco y voluptuoso, con un buen potencial de guarda. Beber entre 2018 y 2021.
Puntos: 92

Fabre Montmayou Grand Vin 2011
Bodega Fabre Montmayou, Vistalba, Luján de Cuyo
$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jul2017 $1350)
La máxima expresión que puede lograr año tras año la bodega de Hervé Joayeux Fabre. Interesante blend de 85% Malbec, 10% Cabernet Sauvignon y 5% Merlot, elaborado a partir de viñedos implantados en 1908 en el corazón de Vistalba. A partir de una elaboración clásica y una crianza mesurada de casi un año y medio en barricas francesas. De paladar clásico y algo evoucionado, pero todavía con fuerza. Hay fruta madura y especias, taninos incipientes y un final terroso con el roble muy bien integrado. Su consistencia a través de los años lo han convertido en uno de los grandes exponentes argentinos de las últimas dos décadas. Beber entre 2017 y 2021.
Puntos: 92

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.