Todas las bodegas trabajan para vender sus vinos, pero además para comunicarlos porque entienden que es un complemento necesario. Esa comunicación se puede dar de diversas maneras; con degustaciones, con campañas publicitarias en medios o redes sociales, etc. También se suelen hacer capacitaciones al personal de vinotecas y servicio de restaurantes (sommeliers incluidos obviamente). Pero hay una bodega, o mejor dicho un hacedor, que se preocupa por formar a los sommeliers más allá de sus vinos. Ese es Roberto Romano, un sommellier, bartender y comunicador de los vinos argentinos (tiene hace varias temporadas su propio programa de radio; Infierno Romano).

Roberto hace algunos años decidió saltar la barra y dejar el restaurante (su último lugar de trabajo en sommellerie fue en Tarquino, comandado por Dante Liporace, hoy chef de la Casa Rosada). Pero el amor y la pasión por el vino lo llevaron a involucrarse mucho más, así fue como primero dio vida a un Viognier 2012, del cuál aún quedan algunas botellas que hacen gala de su potencial de guarda. Con ese vino nace Barroco Wines, del cual hoy ya hay varias etiquetas en el mercado, incluyendo algunos tintos de terroir y un elegante espumoso Champenoise. Pero Roberto fue más allá, y creó un evento privado, y a la vez abierto a todos los sommeliers del país. Una cata a ciegas de más de 100 vinos, en la que todos participan dando sus opiniones y calificaciones. Con esa información, tan valiosa, Roberto genera un reporte que devuelve a las bodegas que participaron con sus vinos. Solo al final de cada sesión de cata los sommeliers saben que degustaron y calificaron. Pero además, siempre se preocupó por aportar más conociemientos, y es por ello que convoca a diferentes enólogos y agrónomos cada año para que den una clínica en el mismo marco. Lo que empezó en 30 Sillas, el restó a puertas cerradas de Colegiales de Ezequiel Gallardo, ya lleva tres ediciones en el hotel Faena de Puerto Madero.

Una experiencia imperdible y muy enriquecedora para todos los sommeliers que participan, porque además de la degustación tienen la posibilidad en cada mesa de discutir e intercambiar sus opiniones con colegas. Y luego, con las etiquetas a la vista, sacar valiosas conclusiones que sin dudas les son de gran ayuda para vender más vinos en sus respectivos lugares de trabajo.

#VCS2017

En la reciente edición de Vinos con Sentido participó un total de 121 vinos; 30 blancos y 93 tintos, y hubo más de 70 degustadores.

“En el año 2014 creé este evento al que llamé Vinos con Sentido, para que los profesionales del medio puedan descubrir vinos a ciegas, con una secuencia de cata definida y en un entorno preparado para ello, sin ser subjetivados por ruidos o incomodidades”, comentó Roberto Romano, a quién se le ocurrió el formato cansado de deambular por las ferias de vino sin poder degustar cómodamente.

Han pasado tres años de aquel entonces y se puede decir que el #VCS2017 fue la mejor versión. Más pulida, con cambios en pro de su desarrollo, con más bodegas, más vinos, más  enólogos y más  profesionales. Fueron tres días en los cuales se cataron 121 vinos de muy buena calidad. “Este año las muestras se han destacado, tuvimos variedad de vinos, de estilos y de zonas vitivinícolas del país”, aseguró el organizador.

Analizando el reporte final de esta edición se nota como los vinos blancos van logrando mejores posiciones en el ranking general, y los vinos espumosos gustan cada vez más. También las líneas jóvenes están cada vez mejor logradas. Se probó más cantidad de vinos blancos, con una gran calidad, como por ejemplo Sauvignon Blanc frescos y en variedad de estilos, y los Chardonnay en su mayoría más expresivos y con muy buena acidez.

La novedad con los tintos fue la gran cantidad de  Cabernet (20 entre Franc y Sauvignon) y solo 32 Malbec; la menor participación de la uva nacional en el evento. Este dato puede ser muy útil y reflejar las ganas que tienen bodegas que los profesionales se vuelquen a otras cepas para abrir más el juego. Se encontraron tintos frescos y bebibles, algunos estilos con técnicas bien definidas y otros con gran cuerpo y similitudes, los que complicaron a los participantes a la hora de elegir y volcarse por uno u otro en la selección final. “Creo que ha sido un gran año en cuanto a la calidad de los vinos (las cosechas 2015/2016 tienen una gran calidad), y creo que se debe al esfuerzo de toda la industria de acostumbrarse a un gran cambio de clima que se hizo presente en esos años”, resume Roberto Romano.

Al final del evento uno de los enólogos comentó que el consumo per capita de vino ha bajado a 15 litros anuales, siendo el índice más bajo de la historia. Esto se ve acompañado por las crisis sufrida por la industria año tras año, el crecimiento de otras propuestas de consumo y un mundo de novedades instantáneas. “Todos estos son algunos de los factores que hacen que el vino sea un amenitie más a la hora de lograr disfrutar del mismo, el público lo fue ubicando en ese lugar y debemos respetarlo, acostumbrarnos a esta selección y ver como logramos crecer desde ese punto”, sostiene Roberto.

Hace 40 años la bebida nacional (que es hoy) ocupaba todos los días un lugar en la mesa, se tomaba solo, con hielo o soda, sin tantos prejuicios. En la actualidad el vino; en otro nivel cualitativo;  suele acompañar un momento especial en la vida del consumidor. “Habrá que prestarle más atención a ese detalle y construir desde ahí, unidos, dándole sentido a cada copa de vino”, concluye Romano.

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.