Roberto Romano es multifacético, su imagen la cuida tanto como sus palabras, y si bien es muy austero en sus expresiones, pone mucha pasión en cada vino que hace.

Barroco antes de ser vino fue un concepto, y muy bien definido. Quizás nació cuando Roberto tenía una vinoteca llamada Caprichos de Estación. Y algo de caprichoso y egoísta tiene Barroco, siempre desde lo intelectual. Irrumpió hace un par de años con un blanco que sigue dando mucho que hablar. Un Viognier que rescató del olvido, literalmente, de una bodega, y lo modeló a su gusto y piacere de la mano de David Bonomi, uno delos enólogos referentes de la Argentina. Con su ayuda emprendió Barroco Wines, un proyecto hecho realidad donde cada vino es una obra de arte que se puede beber.

Del Viognier 2012 quedan algunas pocas botellas aún, pero no pudo replicarlo a pesar de su gran éxito. Con una nueva finca ya identificada se está preparando para cosechar el año próximo, y si todo sale bien en 2018 será el regreso esperado de su Viognier. Pero no habrá que esperar tanto para otro blanco de la casa ya que para 2017 llegará su primer Sauvignon Blanc.

En tintos “tenemos varios de diferentes lugares, porque cuando estaba con David en Mendoza haciendo los cortes, él tenía 60 vinos en su bodega (Tierra Inti) e hicimos una selección. Primero quedaron 17 vinos y finalmente elegí 7, de Gualtallary, de Carrizal y de Chacayes, hay Petit Verdot, Malbec y Bonarda”, cuenta Roberto muy entusiasmado. Si bien la idea original era tener un Malbec (Paraje Altamira 2012), para acompañar al blanco, devino lo obvio. Los vinos fueron exitosos y las ideas barrocas en su cabeza se multiplicaron.

Así fue que en 2014 probaron con un blend de Malbec con mas proporción de Gualtallary, pero según Roberto le faltaba algo. Entonces invirtió el porcentaje y probó con un 60% de Chacayes para mas profundidad. Pero el problema fue que los cortes estaban bien, y los varietales mejor.

Ahí mismo se decidió por dos Malbec 2014 de zonas (Gualtallary y Los Chacayes), que se suman a su ya conocido 2012 de Paraje Altamira. Y se animó con dos vinos de corte, el primero 2013 tiene base de su Malbec de Gualtallary con Petit Verdot y Cabernet Franc de Los Chacayes. El segundo también es base Malbec pero 2012 y de dos zonas bien diferentes, Carrizal y Altamira, de allí mismo un Cabernet Franc y un Cabernet Sauvignon de Rodeo del Medio; aproximadamente un cuarto de cada uno. Roberto Romano los llama cortes de la tierra.

Untitled-3

 

Roberto conoce muy bien cada uno de sus vinos y sigue muy de cerca su evolución, ya que es quién los promueve, visitando vinotecas y dirigiendo degustaciones y comidas maridadas con sus vinos, a lo largo y ancho del país. Actualmente los vinos se elaboran en Finca Don Martino, con Sergio Montiel bajo las órdenes de David, porque el enólogo (hoy en Norton) ha cerrado la bodega Tierra Inti. En total produjo 200 cajas de 6 botellas de cada uno de los cortes, pero a pesar de tratarse de partidas limitadas sus precios son muy conscientes, porque como buen sommelier sabe que para hacerse un lugar entre los consumidores más exigentes sus Barroco deben venderse y compartirse.

Sabe que en el mercado sólo hay 13 Viognier y que el suyo es un blanco potente, con cuerpo y un final floral único. Además, mantiene una frescura que aporta vivacidad a cada trago. A su Malbec de Gualtallary lo describe como el Pinot Noir de Barroco, por su fluidez, frescura y vivacidad. Por su parte Los Chacayes es el corpulento de la familia, con más peso en boca y un buen potencial. Y de sus cortes de la tierra reconoce que son dos interpretaciones muy personales.

“Vamos a hacer una infografía que justifique los Malbec de zona”, cuenta el organizador de Vinos con Sentido, un evento dedicado pura y exclusivamente a la capacitación de sommeliers. Pero la última novedad de este año trae burbujas, y muy finas. “El Aeter es la escénica de Barroco”, explica su autor, que buscó elaborar un espumante diferente entre tanta oferta igual.

Y luego de la acción en Mendoza, Roberto está preparando las valijas y las copas, porque se va al sur a hacer un Pinot Noir con Marcelo Miras, y luego un vino del Norte con Mariano Quiroga, enólogo de El Porvenir de Cafayate. Pero las excentricidades de este artista del vino, que ya tiene en botellitas barroquitas un agua mineral, no se terminan aquí, ya que está desarrollando un perfume de ambiente de Aether, para poder respirar su espumoso natural a toda hora.

 

Untitled-2

Los vinos de Barroco Wines

 

Barroco Viognier 2012

Barroco Wines, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2016 $240)

Sus aromas muestran cierta evolución, con carácter y toques de combustión. Paladar fresco y algo maduro, con buena intensidad en nariz. Frescura integrada, con graso y agarre que se mantiene, y sabores frutales y vegetales maduros. De paladar franco, con capas de sabores y mucha fuerza con cierta potencia final, todo bien equilibrado. Servir en decantador. Beber entre 2016 y 2018.

Puntos: 90

 

Barroco Gualtallary Malbec de Zona 2014

Barroco Wines, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2016 $385)

De aromas nítidos, agradables e intensos. Carácter fresco y frutal, típico de Uco y de Gualtallary. Directo, con buena fluidez y ciertas notas de fruta madura con algo de calidez. La frescura está bien integrada, con dejos herbales bien presentes y buen agarre. No es tan delicado ni tan joven, y se nota que no es un vino con muchas pretensiones, pero es un vino muy atractivo de zona, y que aporta al reconocimiento del Malbec del lugar. Beber entre 2016 y 2020.

Puntos: 91

 

Barroco Los Chacayes Malbec de Zona 2014

Barroco Wines, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2016 $385)

Vinificado en barricas de roble usadas y de ahí al tanque para estabilizar. Recién embotellados, de buen cuerpo, con taninos algo firmes y fruta negra. Buena frescura y vivacidad, especiado y herbal con taninos más filosos y con agarre. Es profundo y consistente, a la vez expresivo, de buen cuerpo y músculo, moderno. Habla más la textura que el lugar, pero se hacen sentir las diferencias de terruño. Beber entre 2016 y 2020.

Puntos: 90

 

Barroco Paraje Altamira Malbec 2012

Barroco Wines, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2016 $385)

De aromas intensos, con cierto carácter frutal y especiado. Paso seco, con carácter y austeridad, compacto y poco profundo en sus expresiones. Fresco pero no vivaz, carnoso con algo de textura firme. Hay fruta con madurez y concentración, buen músculo con leves dejos ahumados que delatan la barrica. Beber entre 2016 y 2018.

Puntos: 90

 

Barroco Corte de la Tierra 2013

Barroco Wines, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2016 $385)

 

Blend de Malbec de Gualtallary con Petit Verdot y Cabernet Franc de Los Chacayes. Con aromas y sabores modernos, de buen cuerpo con fluidez y frescura pero no tanto agarre. Taninos algo firmes pero suaves, con cierta madurez de fruta. No es tan nítido como los 2014, pero hay especias y una fruta roja directa bien expresiva. Por ahora no es complejo pero sí muy vivaz, de cuerpo medio, poco profundo, y trago consistente. Beber entre 2016 y 2019.

Puntos: 90

 

Barroco Corte de la Tierra 2012

Barroco Wines, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2016 $385)

Curioso blend de Malbec del Carrizal y Altamira, con Cabernet Franc y un Cabernet Sauvignon de Rodeo del Medio. De aromas ahumados, algo cárnicos y maduros, fluido pero no muy expresivo. Se nota la evoluciona del vino y que la crianza no fue en maderas nueva, con algo de tierra mojada y dejos especiados. Es el mas clásico de los vinos Barroco.

Puntos: 88

 

Aether s/a

Barroco Wines, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2016 $520)

Espumante puro a base de Pinot Noir, elaborado por el método tradicional con 36 meses sobre lías. De burbujas muy finas con algo de evolución y final delicado. Paladar fresco y equilibrado, con final maduro que recuerda a confituras de membrillos. Tiene una profundidad delicada y una textura suave, casi cremosa.

Puntos: 90

 

 

 

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.