El mundo del vino en realidad es un universo donde conviven miles de personas con un mismo fin; embotellar placer. Porque de eso se trata, al menos del lado del productor. Y esa es la primer regla (implícita) que todo hacedor de vinos tiene que cumplir.
Claro que se trata de un negocio, pero a una bodega la mueven muchos otros valores más allá de los ingresos y egresos. Y la creatividad juega un papel fundamental, aunque no sea lo más importante. Porque es la mejor manera de abrirse caminos al vinificar. Pero una vez encontrado el camino de cada vino, lo único que hay que hacer es mejorarlo hasta el punto de encontrarse cara a cara con la naturaleza, y sea ella la que decida la calidad final cada año.

Todos los jugadores tienen derecho a hacer un gol.

Las grandes bodegas, con sus viñedos propios y la posibilidad de comprar uvas de los mejores viñateros del país; los pequeños productores de uvas sin techo que llevan su bien más preciado a otras bodegas para elaborar sus vinos de autor. Todos ellos están arraigados en las zonas productivas. Pero no son los únicos que hacen vinos, también están los soñadores que viven lejos de las zonas vitivinícolas pero están muy cerca del vino y los consumidores. Ahí no hay límites, porque los sueños se pueden convertir en vinos, siempre y cuando se sueñen con ganas.

Eso es lo que hizo Roberto Romano durante los últimos cinco años de su vida. Hoy Vinos Barroco ya no es un solo vino, sino una propuesta consistente y compacta de líneas de vinos de autor. Nació con un Viognier 2012, que sigue muy vivo aunque queden muy pocas botellas.

La última novedad es la línea Aire, con un original corte tinto de Barrancas, y un Pinot Noir 2017 patagónico. “Quería salir del estereotipo del Pinot Noir que es tan importante para el Aether, uno de mis productos más cuidados, y este tinto es eso. Además no tenía un varietal de 2017 porque eran todo cortes”, cuenta Roberto.

Como buen sommelier, bartender y comunicador del vino, Roberto demuestra su toque viajando a los terruños más interesantes para elaborar en forma personal todos sus vinos.

Corte de la Tierra es una serie de blends que reflejan un lugar a través de una interpretación personal. Hay un penta varietal de Patagonia, un blend salteño con las uvas que mejor se dan en las alturas de los Valles Calchaquíes (Malbec, Tannat y Cabernet Sauvignon), y un blend de Altamira, Gualtallary y Ugarteche para mostrar Mendoza.

Cómo hacer para reflejar las intenciones vínicas sin tener bodega ni viñedos es la pregunta que muchos se pueden hacer. Y si bien no es fácil, Roberto encontró la respuesta hace tiempo y ha demostrado que querer es poder. Así creó el concepto, o mejor dicho el nombre de su vino top; Malbec de Zona.

Pero quizás los vinos que más demuestran su visión, dedicación y paciencia son los espumantes. El Aether (el 2012 ya está agotado) y el Assemblage, ambos 2013 y elaborados con método tradicional, con 36 y 41 meses sobre borras respectivamente. Como todo soñador, Roberto no para, y mientras sus vinos sigan siendo disfrutados por muchos, tratará de seguir plasmando sus intenciones en etiquetas nuevas. Como es el caso de Revelaciones, que llega en marzo próximo de la mano de un Cabernet Franc especial.

Obviamente Roberto no está solo. Sus hoy amigos enólogos son parte fundamental de Vinos Barroco, porque son quienes interpretan sus palabras, a al vez que le van enseñando a través de las muchas degustaciones que realizan para definir cada vino. En su momento fue David Bonomi su gran inspirador, y luego Sergio Pomar. Hoy trabaja con Sergio Montiel en Mendoza, con Ricardo Galante en Patagonia y con Marcos Etchart en Salta.

Y aquella inspiración que empezó con un pequeño tanque de un vino blanco original, en 2017 se convirtió en 15.000 botellas producidas, y en 2018 estima cosechar 20.000 kg de uvas para elaborar unas 18.000 botellas de vinos que expresen, no solo los mejores lugares de la Argentina, sino las mejores intenciones de su hacedor. Porque un soñador no tiene límites.

Todos los vinos de Barroco están disponibles en su propia tienda on line, además de vinotecas selectas y restaurantes exclusivos.

Los vinos Barroco

Degustados en Freud & Fahler 

Agua Viognier Barroco 2012 (degustado en Dic2017)
Conozco mucho este vino, lo vi crecer y estoy seguro que tiene más para dar. Sus aromas son maduros con cierta densidad. Sabores originales, vegetales y florales, con miel seca. Paladar voluptuoso y fresco, mantiene la personalidad y sigue mostrando que tiene vida por delante, porque la madurez le sienta bien.
Puntos: 90

Aire Pinot Noir Barroco 2017, San Patricio del Chañar $370
De aromas directos y frutales, paladar limpio y franco, de carácter frutal amable y fresco, con taninos incipientes. Con buenas especias suaves y notas frutales (cerezas rojas) que hablan de su tipicidad. Un tinto inconfundible y bien apoyado en la fruta.
Puntos: 88

Aire Corte Barroco 2016, Barrancas $380                                                               A partir de una original mezcla de Petit Verdot, Malbec y Cabernet Franc de Barrancas, junto a Sergio Montiel (enólogo) se logró un tinto de buen carácter frutal. Hay frescura marcada, con volumen y cierto agarre, buena fruta roja, con taninos firmes. Expresivo y refrescante, moderno y herbal. Se podría decir que es un tinto revolucionario de Maipú.                                                                                                Puntos: 89

Corte de la Tierra Patagonia Barroco 2015, San Patricio del Chañar
Hay muy buena frescura en este blend de Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot y Cabernet Franc, dominado por el carácter frutal del Malbec. Con buen ímpetu, paladar ágil y taninos firmes. Franco y vivaz, con fluidez, hay fuerza y especias, con un final dominado por la crianza.                                                         Puntos: 89

Corte de la Tierra Salta Barroco 2015, Valles Calchaquíes                             Un blend de Malbec, Tannat y Cabernet Sauvignon que habla por si solo del lugar. Hay carácter con fruta fresca y un dejo herbal bien nítido que lo distingue. Paladar fluido con taninos incipientes, llena la boca con frescura e intención, mordiente y persistente, y un largo y expresivo final.                                                                       Puntos: 90,5

Corte de la Tierra Mendoza Barroco 2015                                             Combinando Malbec de Altamira y Gualtallary, Petit Verdot también de Gualta y Cabernet Franc de Ugarteche se logró un tinto de aromas algo cerrados, con leves notas de crianza y cierta evolución. Hay madurez de fruta pero con mucha frescura y paladar fluido, notas especiadas y un final de boca persistente, en un estilo más clásico que sus pares de otros terruños. Servir decantado.
Puntos: 88

Aether 2012 (agotado)
A base de Pinot Noir, con 36 meses sobre lías y elaborado por método Champenoise. Limpio y fresco, con burbuja media. Algo maduro y un carácter de levaduras, franco y con volumen. Hay cierta complejidad y sabores delicadamente tostados al final; muy interesante.
Puntos: 90

Aether 2013 (próximamente)                                                                                        A base de Pinot Noir de San Patricio del Chañar con 36 meses sobre borras. De aspecto brillante y aromas limpios y frescos, con buenas burbujas finas y persistentes. De buen volumen y un carácter frutal delicado, franco y vivaz, de trago equilibrado y agradable.                                                                                                                           Puntos: 90

Aether Assemblage Nature 2013                                                                             Blend de Pinot Noir, Chardonnay y Semillón de San Patricio del Chañar, con 41 meses sobre borras. Eso explica sus burbujas finas, con cierta madurez en la fruta y delicada profundidad. Se notan las pretensiones, es limpio y franco, con delicadeza final y un carácter propio y definido. Con buen potencial de guarda.
Puntos: 91

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.