Es cierto que las góndolas de vinos pueden ser abrumados, pero es una ventaja enorme tener muchos vinos al alcance de la mano a la hora de elegir. Y como lo que abunda no daña, la cuestión debe pasar por otro lado. Hay muchas variables que influyen al momento de seleccionar una botella: precio, recomendación, packaging, tipo, etc. Y sin dudas una de las batallas más frecuentes en ese ámbito es la que enfrenta a los varietales vs. Los blends. Los primeros elaborados a partir de un solo cepaje (Malbec, Merlot o Chardonnay, por ejemplo), mientras que los otros son vinos concebidos a partir de la combinación de dos o más. Al parecer esta pulseada tiene como claro ganador a los blends; pero no por ser los más vendidos. Primer, la ley habilita a poner varietal en una etiqueta con al menos el 85%. Es decir que el resto puede ser de otras variedades. Esto ha implicado que venimos tomando muchos blends con nombres de varietales. Por otra parte las estadísticas favorecen (por ahora) a los varietales, pero son los mismos enólogos los que se encargan de decir que ellos crean más y mejor cuando los dejan mezclar. Porque así logran aportarle a un varietal todo lo que le falta, y aseguran que el resultado suele ser mejor que la suma de las partes.

Pero hay más a favor de los blends. Porque no solo de combinan diferentes cepajes, sino que la última tendencia es mezclar las mismas uvas de distintos terruños, y dar vida a un varietal blendeado. Y si bien la respuesta de los varietales viene de la mano de los single vineyards (vinos elaborados con uvas de un solo viñedo), el futuro parece ser de los blends. Ya pasó la moda de los bi o tri varietales, y lo que se viene firme son los Malbec blends. Vinos basados en nuestro cepaje emblema acompañado con una o más variedades con el objetivo de potenciar sus cualidades y seguir aportando a su posicionamiento.

Nota publicada en Revista Convivimos Abr15

Untitled-12

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.