Santiago y Clarisa, seguramente han tenido muchos planes en su vida como todo matrimonio joven, pero nunca imaginaron Calamaco, su proyecto personal de vinos.

Santiago Santamaría, cocinero de profesión, fue director general de la bodega de su suegro (Melipal) desde su fundación en el año 2002 y hasta el año 2011. Allí participó desde el inicio en todas las áreas del proyecto: plantación de las viñas, construcción de la bodega, definición de estilo de vinos y posicionamiento internacional de la marca. Durante todos esos años trabajó junto a su esposa Clarisa y hermanas, y lo más importante; se enamoró del vino. En 2010 la bodega de la familia tomó un vuelo mucho más importante del que Santiago tenía in mente como modo de vida, y decidió abrirse pero quedarse haciendo de las suyas en esta fascinante industria, “la idea era seguir en el mundo del vino a una escala familiar, la crisis de los 40 me pegó fuerte y quise cambiar de rumbo, por suerte me animé” cuenta entusiasmado.

untitled-1

La transición no fue fácil, aunque está claro que son dos proyectos bien independientes. Y al tiempo que Irene Aristi (su cuñada) se hacía cargo de Melipal, Santiago comenzó a elaborar sus Calamaco. Las primeras dos añadas se vinificaron en Melipal pero actualmente ya se elaboran en otra bodega bajo la dirección de Sergio Montiel. Sin embargo, con su olfato de cocinero Santiago se convirtió el wine maker de la casa. Por su parte Clarisa Aristi, 3º generación de familia agropecuaria, heredó de sus padres el respeto y amor por la tierra; diseñadora gráfica de profesión y con un posgrado en marketing. “El gran desafío es despegarlo de Melipal” confiesan a dúo. Con una producción actual, a sólo cuatro años de su nacimiento, de 40.000 botellas y un objetivo límite de cien mil, que incluye pequeña bodega propia, Santiago está muy conforme. “Y pensar que este proyecto arrancó con 20.000 dólares”, cuenta Santiago.

 

untitled-4

Los vinos de Calamaco

Calamaco, un nombre pegadizo y que suena simpático, es el significado que se le daba al abrigo o poncho que usaba el gaucho criollo, una especie de tejido rustico que lo abrigaba en sus noches a la intemperie, tomado del Martin Fierro.

Desde que el matrimonio se asentó en Luján de Cuyo, hace más de 14 años, para dedicarse exclusivamente a al vino, ha ido cosechando experiencia y conocimientos de algunos de los enólogos más prestigiosos de Argentina: Alberto Antonini, Héctor Durigutti, Andrea Marchiori y Luis Barraud, entre otros. Todos ellos en algún momento han trabajado junto a Clarisa y Santiago y, casi sin saberlo, han formado lo que es hoy el estilo de los vinos Calamaco.

La propuesta es compacta pero nutrida. Se trata de cuatro líneas, Calamaco, Calamaco Reserva, Vineyard Selection y Gran Reserva. Y a diferencia de Melipal, acá se dan el lujo de jugar con diferentes zonas y variedades, incluso combinando diferentes terruños en una misma etiqueta. El Malbec es el protagonista indiscutido de Calamaco con casi el 50% de la producción, sin embargo su Cabernet Franc ya se ha posicionado entre los referentes del varietal.

Aún no se puede hablar de un estilo definido pero si de un concepto claro, y por eso es interesante la propuesta de esta pequeña bodega, porque se nota que saben a donde quieren llegar. Y si bien quedarán errores por cometer, la escuela de Melipal fue fundamental para asegurar el éxito a corto plazo de los Calamaco. Ahora tienen que trabajar en poner foco para pulir el estilo de cada uno de sus vinos y ganarse un lugar entre los consumidores más exigentes. Y no por originalidad o diseño de sus etiquetas, sino por el mensaje que hay en cada una de sus botellas.

 

untitled-2

Degustación de los vinos Calamaco

 

Calamaco Sauvignon Blanc 2015

Calamaco, Gualtallary, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $145)

Vino mordiente pero sin tanta tipicidad varietal, más allá de su carácter algo verde. Con su acidez marcada y su paso ágil, le falta fuerza de fruta pero cumple, sobre todo como aperitivo. Es el primer blanco de la casa y se nota.

Puntos: 86

 

Calamaco Malbec 2014

Calamaco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $145)

Es un varietal pero a la vez un blend de zonas, porque las uvas provienen de Agrelo y de La Consulta. Hay frescura, tipicidad y fluidez en este tinto, ágil y de trago fácil pero también expresivo. Ideal para tener a mano y disfrutar más de la cocina casera.

Puntos: 87

 

Calamaco Reserva Malbec 2013

Calamaco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $210)

Blend mitad y mitad de La Consulta y Agrelo, de viñas de 50 y 80 años. Eso explica el buen músculo y los taninos firmes. De paladar fresco pero con sabores maduros aunque jóvenes, y sobre todo con buena tipicidad. Es un tinto que puede ganar un poco más de armonía y expresividad con un par de años de estiba. Beber entre 2016 y 2018.

Puntos: 89

 

Calamaco Reserva Cabernet Sauvignon 2013

Calamaco, Tupungato, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $210)

Poco a poco los Cabernet de altura de van multiplicando. Este presenta aromas vegetales pero frescos, que se asocian muy bien con el varietal. De sabores austeros y limpios, con un paso vivaz gracias a sus taninos incipientes. Ideal para acompañar carnes rojas a la parrilla. Beber entre 2016 y 2017.

Puntos: 88

 

Calamaco Reserva Cabernet Franc 2013

Calamaco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $210)

La mayor proporción de uvas proviene de Agrelo (90%) pero tiene un toque de La Consulta. Es un exponente con buena tipicidad y cierta madurez. Hay agarre con frescura y notas de fruta madura. Incluso posee mas cuerpo y profundidad que su par Cabernet Sauvignon. Y poco a poco se va acomodando en la botella sin perder carácter varietal. Beber entre 2016 y 2020.

Puntos: 88

 

Calamaco Vineyard Selection 2012

Calamaco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $330)

Blend de seis barricas a base de Malbec (60%), Cabernet Franc (35%) y Cabernet Sauvignon (5%), de buen cuerpo, consistente y compacto pero con fluidez y frescura. Paladar vivaz y mordiente que disimula lo láctico de la crianza. Se nota el salto de calidad, pero por ahora la madera tiene el mismo protagonismo que la fruta. Habrá que esperarlo para que su carácter vínico gane en expresión. Beber entre 2016 y 2020.

Puntos: 89

 

Calamaco Gran Reserva Malbec 2012

Calamaco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $540)

Con el mismo concepto de elegir las mejores barricas, Santiago, Clarisa y el equipo separan cinco de La Consulta y una Agrelo. Así logran un Malbec compacto y de buena concentración. Con frescura y fluidez, también músculo y una textura mordiente. Se notan sus intenciones de vino más importante, pero también un estilo más prolijo y con un toque más clásico que los demás vinos de la bodega. Todavía está joven y se nota que tiene más para dar. Beber entre 2017 y 2020.

Puntos: 90

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.