Los Miradores es el Malbec más reciente de Luigi Bosca. Y como todos saben, la Familia Arizu es una de las que más sabe de la variedad, porque desde hace más de 50 años que la vinifica con la misma intención.

Pero los Miradores nació diferente. Hace diez años, el Ing. Alberto Arizu recorriendo el Valle de Uco por enésima vez, encontró en Villa Seca (Tunuyán) un pedazo de tierra de 50 hectáreas, y asumió el compromiso de plantarlas todas con Malbec. Pero no cualquiera, sino a partir de tres selecciones masales que él mismo concibió durante los últimos años en sus viñedos.

Los Miradores 2013 ya sale, y en su tercer cosecha se mantiene fiel a su objetivo de terruño. Solo fueron, son y serán 25,000 botellas por año, más allá del éxito total del vino en sus dos cosechas previas. Porque la apuesta acá de la casa es otra. Saben que su sólo nombre genera expectativas, acrecentadas con sus más de cien años de experiencia. Pero a su vez todo eso se vuelve una gran dificultad. Porque cualquier vino a lanzar debe sumar al prestigio de la casa. Es por ello que las innovaciones se vuelven muy pensadas y estudiadas, antes de lanzarse. Y eso incluye largos debates de toda la familia. Una de las innovaciones, al menos para la bodega, impulsadas por Alberto Arizu (h) y aportadas por este vino fue su etiqueta. Una foto del terroir en donde crecen las vides.

Ambos, 2011 y 2012, ya están agotados. Pero esa no es la novedad ya que es lógico que una bodega de renombre y con ventas en más de 60 países, pueda vender 25.000 botellas de una etiqueta nueva en un año. Lo destacable es esta tercer añada que está al caer, ya está alocada; es decir que la bodega ya decidió a quienes y cuántas botellas a cada uno de sus clientes, y por ende al consumidor final.

Degustar juntos dos vinos iguales de distinta añada, permite entender el estilo del vino en función del clima. Pero ojo que eso no siempre es lineal con la calidad genérica de cada cosecha. Porque si bien en estos vinos de terroir es lógico que se sienta la influencia del clima, el manejo del viñedo a lo largo del año y el momento de cosecha, influyen mucho más. Esto, sumado a la experiencia que da un año más; al hombre y a la planta; puede llegar a deparar sorpresas. Como por ejemplo sentir el 2012 más fresco que el 2011, cuando fue una cosecha más cálida. Por eso, siempre la degustación es la mejor manera de conocer un vino. Y si bien compararlos sirve de algo, la opinión sobre cada etiqueta debe ser siempre independiente.

Untitled-45

Los Miradores Malbec 2012

Bodega Luigi Bosca, Villa Seca, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$

De buena intensidad, vivaz y no muy profundo, pero si refrescante. Delicado, con ímpetu. Hay fluidez en cada trago, con dejos herbales, y una muy buena expresión. Cuando se abre en la copa la madera se va mezclando con el carácter del vino. Se siente voluptuoso y moderno, hay ciertos matices del roble como en los vinos del nuevo milenio. Hay frescura y una textura de taninos finos. Es un vino que resalta dos de las mejores cualidades del Malbec; expresión y carnosidad; con armonía y amabilidad. Y mas frescura en el final. Para disfrutar o seguir guardando hasta 2018.

Puntos 93

 

Los Miradores Malbec 2011

Bodega Luigi Bosca, Villa Seca, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$

De buen volumen pero no tan canoso, se nota que su concentración original cedió con el tiempo. En boca habla la fruta negra y su trago no es muy profundo. Con típicos toques herbales del Valle de Uco, y cierta calidez final. Sus taninos se sienten algo firmes todavía, y en boca persiste franco herbal. Resulta agradable y con mucha vivacidad. Un tinto que sigue desplegando su carácter y personalidad, y por lo tanto necesita de más estiba para alcanzar la misma elegancia que ya se percibe en el 2012. El tiempo decidirá cual de los dos llegará más lejos.

Puntos 92

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.