Leo Borsi es un joven enólogo argentino que, apenas recibido, salió a conquistar el Viejo Mundo desde su San Rafael natal. En 1997 se fue a Francia, y estuvo trabajando en viñedos, bodegas y hasta en una tonelería, alrededor de distintas zonas como Borgoña, Burdeos (Medoc, St. Emilion Pomerol), Champagne, etc. Su intención era clara, aprender todo el proceso que involucra hacer vino, y esto lo obligó a seguir estudiando al mismo tiempo que trabajaba en distintas bodegas. En 2006 regresa a la Borgoña y pasa de la parte vitícola a la bodega, y en ese momento se da cuenta de la necesidad de involucrarse de lleno en la parte comercial. Porque para vender los vinos, del Terroir se puede hablar mucho más que de los métodos de vinificación; sobre todo en las zonas tradicionales.

Pero su formación “comercial” fue de la mano de pequeños productores en zonas prestigiosas; más preocupados en frenar la venta para no quedarse sin vino antes que llegara la próxima cosecha, que; como acá; buscan la mayor venta posible. Y en lugar de introducirse en un mercado a fondo, entrar con el freno de mano puesto. Y antes de finalizar el año, pega la vuelta a Vieux Telegraphe. Una pequeña bodega muy prestigiosa del Ródano, donde había hecho una pasantía. Allí, los dueños le dan la responsabilidad, a este joven sanrafaelino, de tomar las riendas de la casa, ante la partida del viejo enólogo; con la misión clara de mantener el estilo. Y obviamente, el prestigio.

El primer desafío de leo fue analizar el entorno, para interpretarlo. Difícil para un foráneo en un lugar donde se hicieron los vinos de la misma manera, y en los mismos 19 grandes toneles, durante los últimos 150 años, bajo la supervisión de cuatro generaciones de la familia. Fue el momento de poner la carne al asador, su Master en enología, su licenciatura en fisiología de la vid, y toda la experiencia de los últimos años. Pero las complicaciones surgen cuando desde la objetividad se quiere transformar o, al menos, continuar con la tradición.

Evidentemente tan mal no le ha ido, porque sigue siendo el enólogo de Vieux Telegrahe, donde le han permitido hacer innovaciones en los vinos de Chateauneuf du Pape y Gigondas (las zona donde están los viñedos) que han causado gran impacto en la prensa especializada. Al tiempo que ha desarrollado un programa de trabajo en Cahors, con el objetivo de conocer a fondo los orígenes del mejor vino argentino; el Malbec.

Untitled-15

Pero hacer vinos en Argentina siendo de Francia, no es sencillo, por las grandes diferencias que hay entre ambas culturas vitivinícolas. Y amparado en sus orígenes, y con las ganas de mostrar su filosofía de trabajo, se embarcó en un proyecto nacional, que ya lleva casi una década de gestación, pero que recién vio la luz este año. Así nace Clos Ultra Local, un emprendimiento muy personal en la cual Leo Borsi pone su propia visión de algunos de los lugares más famosos en la actualidad, como son Chacayes, Altamira y San Rafael, y la embotella en partidas muy limitadas.

Es interesante su visión del vino y su concepción. El piensa en los “excesos” y los embotella, porque está convencido que esos “excesos” son los que le van a permitir al vino llegar un paso más allá y trascender en el tiempo. Ya que con el tiempo, van cediendo, y para él “hay que perder algo para poder llegar a algo más interesante”. Esa es la razón por la cual su Chacayes 2014 es potente y cargado de fruta. Pero este vino saldrá al ruedo cuando haya cumplido sus tres años; tiene tiempo para evolucionar. Este vino proviene de una finca que posee junto a su socio (André), y se trata de un Malbec con algo de Cabernet Sauvignon y Syrah, elaborados a partir de una selección de los mejores rincones de la finca. Al parecer, la clave de Leo está en no excederse en los excesos.

Si bien trabaja en Cahors, en la cuna del Malbec, no está convencido de la grandeza de los puros Malbec. No obstante, dos de sus vinos son 100% a base de nuestra cepa emblemática. Y el Altamira es uno de ellos, en los que el enólogo utiliza un porcentaje de racimo entero durante la fermentación para darle mas cuerpo y la profundidad. Le salió un vino más delicado “con más aire, etéreo y salino” en boca. Pero Leo prefiere los vinos más fuertes, y por eso gusta más de su Chacayes.

Untitled-14

También es interesante el aporte que hace sobre la “mineralidad”, esa sensación de la que todos hablan pero pocos pueden describir consistentemente (ver http://www.fabricioportelli.com/2015/10/09/mineralidad-la-palabra-que-usan-todos-pero-nadie-conoce/). Para el es cuando vino es lineal y etéreo en boca, “cuando le pones aire entre las capas”, dice entusiasmado. Pero su capítulo local empezó con otro Malbec puro de su tierra. En 2011 elaboró un vino con uvas de Rama Caída, de un viñedo con características particulares que, una vez en bodega, lo sorprendió de manera tal que se dio cuenta que podía hacer vinos como los europeos. Algo que lo impactó mucho, y borró para siempre su antigua decepción con los vinos de San Rafael.

De su primer vino en 2011, salta aquí al 2014, ya que ni el 2012 ni el 2013 lo convencieron para ser Ultra Local, ya que no siguen ese hilo conductor de fineza que pretende en todos sus vinos. Otro aspecto para destacar en Leo Borsi es su manejo de la madera, ya que trabajó un año y medio en una tonelería en Francia. Por eso elige sus propias barricas usadas de 600 litros, tostadas personalmente, y las envía para la Argentina.

Esto resalta su intensión de involucrarse en el todo del manejo, y exprimir un lugar específico con su visión. Eso es el ultraísmo que predica con sus vinos; tal como hacía Dalí con sus pinturas. “Yo quiero ir hacia los extremos, trabajar en las periferias de la localidad, y lograr el mejor vino de San Rafael, el mejor Rama Caída, o el mejor Chacayes; prefiero ser ultra local que vanguardista” sostiene desafiante. Y para lograr su cometido lleva adelante una historia de orígenes, ya que el es oriundo de San Rafael, y le interesa entender el lugar para poder mostrar a otros que con dedicación en la viña se puede resaltar el lugar y lograr la tan preciada diferenciación o personalidad. “San Rafael está bueno porque hay muchos lugares abandonados con viñedos viejos pero no maltratados” dice, y agrega, “me interesa recuperar los terroir olvidados que envejecieron solos y con buen potencial”; consciente que eso le va a llevar mucho trabajo.

Sus vinos franceses, tanto los del Ródano como los de Cahors son muy interesantes; pero esa es otra historia. Acá lo que importa es que su expertise del Viejo Mundo, volcado a nuestros terruños en partidas limitadas, seguramente dará que hablar en los próximos años.

Estas son las notas de cata de los Ultra Local que están en el mercado y los que están por llegar. Los precios de cada vino rondan entre $300 y $400.

Untitled-13

Clos Ultra Local Chacayes 2014

Blend base Malbec con toques de Cabernet Sauvignon y Syrah, de buen cuerpo y textura de taninos finos y firmes, con cierta profundidad. Buen carácter con elegancia potencial. Es cálido pero con mucha frescura en su entrada, buen volumen con dejos herbales, fruta negra y un final amargo bien puesto. Tiene cierta potencia, pero bien lograda. Un buen vino, con jugosidad, compacto y joven, a la vez que bastante expresivo. De interesantes textura y profundidad, que representa muy bien el lugar. Beber entre 2016 y 2020.

Puntos 91

 

Clos Ultra Local Altamira 2014

Malbec puro, de aromas muy compactos y no muy expresivos. Con algo de madurez y poca profundidad. Paso concentrado, con taninos firmes; joven y con buena frescura en ataque, pero final maduro y vegetal. Jugoso y apretado, sobre todo en su expresión. Hay mucha carga o “excesos” en este vino como para sentir hoy sus intenciones. Habrá que estar atento a como evoluciona.

Puntos 89

 

Clos Ultra Local San Rafael 2014

Malbec compacto y no muy expresivo, algo maduro. De paladar franco y potente, con dejos vegetales mas marcados. Algo rústico por calidez y expresión de fruta, con linda frescura y textura amable en su entrada, pero luego el vino avanza muy cargado y potente. Con fuerza y cierto potencial. Beber entre 2016 y 2020.

Puntos 89

 

Clos Ultra Local San Rafael 2011

De aromas muy empireumáticos y compactos, poco expresivo y con los lácticos de la crianza que dominan. Hay evolución en su expresión con rasgos sobremaduros y taninos muy firmes. Su final de boca es potente, con los ahumados del roble que sobresalen.

Puntos 88

 

Clos Ultra Local Chacayes 2013

Cabernet Sauvignon con toque de Merlot y Syrah, de aromas frescos, con dejos vegetales precisos y delicados. Buena fluidez con taninos firmes y bien logrados. De paso ágil y poco profundo peor con una frescura final que, junto a sus texturas, invitan a beberlo o esperarlo un par de años más.

Puntos 89

 

Clos Ultra Local Chacayes 2013

Malbec con toque de Syrah, de aromas poco expresivos. Con buen músculo, taninos algo firmes y potencia. Su carácter compactos remite a la fruta roja cálida. Tiene fuerza y carácter, pero su expresión varietal no se adivina. Domina lo herbal y una profundidad con mucha calidez. Hay que ver como evoluciona.

Puntos 89

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.