Paz Levinson, la mejor sommelier de la Argentina, obtuvo el primer lugar en el Concurso ASI & APAS Mejor Sommelier de las Américas Chile 2015, el certamen organizado por la Alianza Panamericana de Sommeliers (APAS) y la Association de la Sommellerie Internationale (ASI). La definición tuvo como protagonistas, además de la argentina, a los candidatos de Chile y México. Martín Bruno, también integrante de la delegación nacional, alcanzó el octavo lugar.

Esta noticia, muy importante para la sommellerie nacional, rápidamente se vitalizó, y hasta llegó a ser portada de La Nación On Line. No es para menos, Paz se lo merece.

Hace un par de años se exilió (por voluntad propia) a Paris, y enseguida comenzó a trabajar en uno d ellos mejores restaurantes del Mundo; Epicure en el tradicional hotel Le Bristol. Como es de imaginar, en un 3 Estrellas Michelin Paz puede aprender todos los días, porque allí se descorchan a diario los mejore vinos del mundo.

Pero este logro de Paz, en la antesala del Concours ASI du Meilleur Sommelier du Monde Argentina 2016, que por primera vez se realizará en nuestro país, abre un gran interrogante.

Untitled-97

Está la Argentina gastronómica preparada para profesionales de la talla de Paz o de Martín Bruno (también sommelier y argentino clasificado para el próximo mundial). Porque si bien el auge gastronómico ha permitido nuevos restaurantes por todos lados, e incluso llevar a algunos de los mejores exponentes a las pantallas de televisión para protagonizar un show mediático sin precedentes. O que se mantengan publicaciones específicas y señales de TV, o que desborden las ferias en donde se va a comer con los chefs (como Masticar). La realidad es que en la mayoría de los mejores restaurantes no se toman los mejores vinos argentinos.

Es algo muy curioso. Porque los comensales al llegar al lugar ya saben mas o menos cuánto cuesta el cubierto, ya sea por las guías interactivas de la web o por las reseñas en las revistas especializadas. Y llenan las mesas felices de los Tegui, los Cabrera, los Sucre, los La Mar, los Cucina, los Chila, los Oviedo, etc., etc. Pero a la hora de elegir el vino, se olvidan donde están y en lugar de dejarse llevar por el momento y disfrutarlo mucho más, eligen por el lado de la derecha. Es decir que el precio es el que manda y así los vinos que más salen en dichos restaurantes; los más representativos de nuestro país; cuestan en carta entre $150 y $300 como mucho. Es decir que de la calidad Reserva, se pasa muy poco.

Si bien no en todos los lugares hay sommelier, esto también ocurre en presencia del profesional del vino. El problema es más de fondo. La industria ha hecho lo suyo. Evolucionando, sacando vinos al mercado para todos los gustos y colores. Quizás le ha faltado hacer más pressing en el canal de botella abierta para que los vinos, que con tanto esmero elaboran, lleguen a la mesa de la mejor manera posible. Y si es posible, de la mano de un sommelier.

Recordemos que un sommelier se paga solo, porque con sus recomendaciones gestiona su carta de manera tal que potencia el negocio gastronómico. Pero son pocos los restauranteurs que lo saben, y menos aún, los que lo ponen en práctica.

Felicito Paz, porque suma un campeonato más, y confirma su condición de mejor sommelier argentina. Y si en el mundial anterior quedó en el puesto 11; jugando de local, puede aspirar a llegar más arriba.

Ojalá que este logro de Paz sirva para que la gastronomía argentina se de cuenta de la importancia que tiene el vino en la mesa. Porque es el que potencia la experiencia y el máximo responsable de lograr que un momento se convierta en inolvidable.

Es una lástima que Paz esté trabajando en Paris y difundiendo los vinos del mundo, en lugar de lucirse aquí con los turistas de todo el mundo promoviendo nuestros vinos. Como así también que la mayoría de los egresados de CAVE, EAS, Gato Dumas o EAV, no tengan puestos garantizados en los mejores restaurantes del país para hacer lo que deben hacer.

Queda un año para que se realice el mundial de la sommellerie acá. Suficiente para que lo de Paz genere el cambio que la gastronomía necesita para que, por fin, los comensales se animen a disfrutar de los mejores vinos argentinos, sin preocuparse de sus precios, y confiando que los vinos valen lo que cuestan.

Untitled-98

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.

5 Respuestas

  1. jenny

    es un placer leer tus notas, lamento que El Conocedor ya no tenga llegada a Bolivia.
    saludos

    • Fabricio Portelli

      Jenny, muchas gracias. Para tu tranquilidad El Conocedor tampoco llega a Bs As, ya que desde Enero 2013 que no la pudimos imprimir más. Saludos

  2. Adrian Vilaplana

    Comparto lo que Fabricio comentó en su artículo, me parecen acertadas sus reflexiones y creo también que, lamentablemente, hasta que no tengamos un país federal, con economías regionales fuertes y el poder de compra de la clase media crezca, va a ser difícil que los consumidores de todo el país dejen de elegir los vinos por la columna de la derecha. La cultura del vino está arraigada en los argentinos y estoy seguro que si pudieran acceder a vinos de calidad superior, lo harían. Pero la realidad indica que resulta muy oneroso para la gran mayoría de los comensales, a la hora de tener que poner la mano en los bolsillos. También creo que el desarrollo gastronómico de las plazas del interior aún es incipiente y se deberían explotar más las especialidades regionales para poder ofrecer una carta de vinos adecuada.

  3. Cristian Vellini

    Realmente muy de acuerdo.
    En mi caso me toca muy de lleno ya q soy sommelier y ejerso la actividad en un resto de MPD,(sarasanegro)el único q cuenta con ese servicio , la gente destaca la labor de uno ya q cuando se presta a sugerencias es amena y se deja llevar. Es hora de q la gastronomía argentina comienze a incluir este servicio q va de la mano del buen gusto y atención. Espero q todos podamos aunar ideas y promover , ya q de este modo estaremos empujando a la gastronomía,el vino y el servicio para el lado del comensal.

    Gracias y saludos!!!

  4. ariel rosenbaum

    Patricio , muy bueno y acertado tu comentario, somos pocos los que a traves de agencias de marketing generalmente, trabajamos por periodos cortos promocionando-vendiendo vinos argentinos, en mi caso trabajo y he trabajado con turistas en puerto madero , san telmo y palermo y de las cartas que tenia para ofrecer,el objetivo era la alta gama, te nombro algunas ya que son del grupo con el que vengo trabajando, Iscay, Icono, Trapiche Medalla, Gran medalla, coincido 100% con vos, hoy y con el cambio a favor de los turistas con dolares o euros estos vinos son para ellos muy accesibles y he tenido el placer de vender en la misma mesa 2 botellas premium, hacer el servicio y hasta sacarles una foto con la botella a turistas extranjeros, que se fueron con una enorme sonrisa al haber disfrutado de un vino excelente a un precio para ellos irrisorio.
    Ariel Rosenbaum
    Sommelier Univ.Catolica de Cuyo