Nadie puede negar que es una de las bodegas que mejor se mantiene a la vanguardia. Porque están permanentemente avanzando con propuestas, ya no sólo de la mano de la innovación en término de variedades, sino también en calidad y en diversidad de etiquetas con remarcable relación calidad-precio. Y esto hay que destacarlo, porque tiene mucho más valor hacer grandes volúmenes de muy buenos vinos que etiquetas de élite.

La (r)evolución de Santa Julia tiene varios protagonistas. Claramente la familia Zuccardi es la principal responsable, con Sebastián a la cabeza por ser el guía de este proceso de crecimiento, en el más amplio aspecto de la palabra.

Pero hay otro líder dentro del equipo; Rubén Ruffo. Un enólogo con más de 25 cosechas junto a la familia. Rubén, junto al Ing. Agrónomo Edgardo Cónsoli, comanda el grupo de jóvenes profesionales que están multiplicando con éxito lo vinos de la casa.

Untitled-18

Matrix, la película de los hermanos (hoy hermanas) Wachowski me pegó fuerte, más allá de no ser fan de la ciencia ficción. Pero esta trilogía carga con un mensaje muy fuerte, al menos para mi, y eso me remite a Santa Julia. En donde la primer etapa fue la de asentamiento (Matrix), luego vino el período recargado (Matrix Reloaded), y hoy la bodega está viviendo una verdadera revolución (Matrix Revolutions). Pero lo más interesante de esta historia es cómo han llegado esto. En palabras de José Alberto “Pepe” Zuccardi, la bodega fue fundada por su padre (I), continuada por él con la apertura al mundo de la mano de varietales de calidad (II), y re-fundada por su hijo y equipo para lograr trascender con vinos más definidos.

Originalmente Santa Julia se hizo de un lugar en el mercado de la mano de variedades alternativas como el Tempranillo, el Bonarda, el Viognier o el Chenin (todos probaron alguna vez ese Dulce Natural). Luego, cuando la revolución cualitativa avanzaba a paso lento pero sostenido, se produjo un gran cambio, y los vinos de Santa Julia debieron seguir su camino solos, y sin los Q como punta de lanza, ya que la afamada línea pasó a ser el corazón del nuevo emprendimiento que se estaba gestando en silencio; Zuccardi Valle de Uco. Así nacen Alambrado, Magna, los espumosos, y también los Malamado.

Pero más importante es el presente y el futuro de estos vinos, sin dejar de ponderar al pasado, base de todo lo que hay y lo que se viene.

Untitled-20

La revolución de Santa Julia es evidente, está ahí, en las copas. El pilar fundamental es la calidad, y mantenerla logrando la mayor cantidad posible de cada vino que elaboran. La creatividad también es parte del ADN de la casa, y eso se vive en la bodega a cada paso, con sus dos restaurantes (La Casa del Visitante y Pan & Oliva) y todas las actividades que propone a lo largo de todo el año. Pero también con una incansable sed de innovación, que es parte de la filosofía de la casa. Hoy por hoy, la propuesta de la bodega es una de las más completas del mercado, y demuestra que no hace falta empapelar de varietales una línea, sino más bien encontrar la razón de ser de cada etiqueta y poder hacérsela llegar a la mayor cantidad de consumidores posible. Esto exige un riguroso equilibrio entre calidad y cantidad, incluyendo (por ejemplo) temas logísticos que Rubén debe atender personalmente para obtener los estándares deseados para sus vinos. Y si bien por la escala esto se puede emparentar con la industrialización, se trata de una complejidad que no se ve pero se nota en el producto final, y que requiere de un seguimiento artesanal.

 

Santa Julia en el tercer milenio

Sus orígenes están en la zona Este (Santa Rosa) y Maipú (Fray Luis Beltrán), donde tienen la mayor cantidad de viñedos. Sin embargo, eso no les impidió adaptarse a los tiempos y mirar más hacia el Valle de Uco. Al punto tal que todos los Santa Julia Reserva se elaboran con uvas provenientes de las zonas más altas de Mendoza. Hoy Santa Julia posee viñedos propios en el Valle de Uco, con otros rendimientos y preparados para cosecha mecánica.

Untitled-22

En el rubro novedades, siempre tienen una etiqueta bajo la manga. Cuando finalizaba el 2016, y mientras la mayoría se quejaba de la situación, la caída del consumo y de las ventas, Rubén presentaba Tintillo (http://www.fabricioportelli.com/2016/11/10/tintillo-2016/). Para mi, el vino de año. Simplemente porque llegó para romper el molde, y en un volumen y precio por demás atractivos. Tintillo es un blend de Malbec de Valle de Uco y Bonarda de Maipú, para beber frío. Y lo más interesante es que no pierde sus atributos con la baja temperatura de servicio. También presentaron Julia, un espumoso rosé dulce natural que homenajea a la hermana de Sebastián y responsable de turismo de las bodegas de la familia. Y hoy; porque no descansan un minuto; y sin haber terminado de cosechar las uvas para sus 2017, lanzan el Gran Alambrado. El flamante top de la línea que surgió como una propuesta para restaurantes al nivel de Santa Julia Reserva (que se concentró en el retail), pero fue ganando identidad propia con el correr de las cosechas. “Todas las uvas vienen de Uco, y las calidades son parecidas. Pero mientras en Santa Julia se trabaja de una manera más tradicional, el Alambrado busca ser más moderno”, asegura Rubén.

Untitled-15

El portafolio de la bodega es amplio pero consistente, los cepajes que no se expresan bien no salen a la luz. En los varietales Santa Julia ofrecen blancos (5), un rosado que acaba de renovar etiqueta y estilo, y tintos (7), además de los espumosos. Le siguen los Santa Julia Reserva, una propuesta más acotada elaborada íntegramente con uvas del Valle de Uco, en la cual se luce un “Blend de Montaña” a base de Malbec y Cabernet Franc. Le siguen en la escala de valor los Alambrado y los Magna. Aunque Rubén también se encarga de los Malamado y los espumosos.

Párrafo aparte merece la línea Innovación, uno de los estandartes de la bodega y que se nutre de un viñedo experimental con más de 30 variedades que se lucen en distintas regiones vitivinícolas del mundo. Los que salen al mercado con vinos estándar son aquellos que cumplen la primer etapa, de conocimiento de la variedad. Al nivel de Textual pasan aquellas uvas a las que Rubén les ve potencial. Y a la tercer etapa llegan solo las que mejor se adaptan al terruño y muestran atributos cualitativos propios. Como Fiano (cepaje blanco italiano que se da en la Campania y en Sicilia), el primero plantado en Vista Flores (2005). También el Albariño (originaria del norte español) en San Pablo y los tintos Caladoc (cruzamiento de Garnacha con Malbec) y Ancellotta (uva italiana de Emilia-Romaña) que están haciendo de las suyas en Paraje Altamira.

Otras flamantes etiquetas de los Innovación 2016 incluyen, un Ekigaina o Arinarnoa (cruza entre Cabernet Sauvignon y Tannat), un Marselan (cruza de Cabernet Sauvignon y Garnacha) y un Carménère. Todos vinos para abrir paladares y descubrir nuevos horizontes sensoriales.

Rubén está fascinado con su trabajo y con el equipo de jóvenes profesionales que lo acompaña. Lejos de sentirse opacado por los logros que están alcanzando los vinos más importantes de Familia Zuccardi, siente un orgullo personal porque sabe que los vinos que elabora los disfrutan muchos más consumidores en todo el mundo.

Hay que tener siempre un ojo en esta bodega, que supo reinventarse por tercera vez en su corta historia (fundada en los 60´por Tito Zuccardi), y hoy vive una verdadera revolución. Y lo mejor, es que lo comparte con vinos que siempre dan más de lo que piden.

Untitled-19

Degustación de algunos vinos

 

Santa Julia Innovación Fiano 2016

Bodega Santa Julia, Santa Rosa, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

De buen volumen, con un carácter frutal de ananá maduro pero con nervio joven y algo diferente. Tiene su propio carácter y buen volumen, bastante austero pero con una agrade expresión frutal, y un final más recio.

Puntos: 87

 

Santa Julia Innovación Albariño 2016

Bodega Santa Julia, Santa Rosa, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

No muy expresivo pero directo, con buena acidez, algo alimonado al final. Con más nervio que el Fiano, también con volumen. Simple pero con carácter, de paso limpio y buena profundidad.

Puntos: 87

 

Santa Julia Innovación Carménère 2016

Bodega Santa Julia, Santa Rosa, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Algo austero, bien en boca, joven y vivaz, no muy expresivo, con algo de frutas rojas y especias, pero sin tantas piracinas. Buen volumen y un amarguito final agradable.

Puntos: 85

 

Santa Julia Innovación Ekigaina 2016

Bodega Santa Julia, Santa Rosa, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

De aromas frutados y livianos, algo vegetal, con cierto nervio y un especiado final. Su paso no es muy equilibrado y le falta carnosidad para su estructura. De buen ataque pero sin profundidad.

Puntos: 85

 

Santa Julia Rosado 2016

Bodega Santa Julia, Santa Rosa, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

El protagonista es, como siempre, el Syrah de Santa Rosa, pero en una versión más ágil y menos concentrada, al menos en aromas y color. De carácter bien frutal con toques espaciados, paladar ágil, refrescante y franco. Para disfrutar de manera informal y refrescado, o bien servir con pizzas y empanadas.

Puntos: 86

 

Julia Espumante Dulce Natural s/a

Bodega Santa Julia, Santa Rosa, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Es una de las últimas novedades de esta pujante e inquieta bodega. Un blend frugal de Chenin Blanc, Chardonnay y Malbec, con el que se le da su suave y atractivo tono rosado. De trago ágil y liviano (tiene sólo 7 grados de alcohol), burbujas permanentes y una frescura que equilibra muy bien su amable dulzor. En definitiva es tan atractivo por fuera como por dentro, y es un vino que a todos va a gustar.

Puntos: 87.5

 

Santa Julia Reserva Chardonnay 2015

Bodega Santa Julia, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

De buen volumen y nervio, algo cremoso típico del varietal pero con la frescura dominando el paso por boca (no tiene maloláctica). Agradable carácter, evidente pero muy bien logrado, con equilibrio y vivacidad.

Puntos: 87

 

Santa Julia Reserva Malbec 2015

Bodega Santa Julia, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Tinto muy frutado, directo, rojo y fresco, de paladar franco con buen volumen. Notas de fruta muy joven, con taninos algo mordientes y una frescura final muy interesante que le aporta carácter. Se nota que es parte de una nueva era en la concepción de vinos argentinos, jóvenes y masivos, con más de texturas y acidez bien pronunciada que resalta la buena expresión de fruta, y a la vez lo hace muy bebible. Beber entre 2016 y 2017.

Puntos: 88

 

Santa Julia Reserva Cabernet Sauvignon 2015

Bodega Santa Julia, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Desde siempre es un Cabernet de fruta, con buen volumen y agarre por sus taninos incipientes. De paladar franco y fresco, profundo y con dejos herbales. Un varietal muy bien logrado y expresivo que muestra una cara más amable del varietal. Beber entre 2017 y 2018.

Puntos: 88

 

Santa Julia Reserva Malbec-Cabernet Franc 2015

Bodega Santa Julia, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

De aromas austeros, buen volumen y texturas pero con expresión moderada. De paso carnoso y taninos casi firmes, con un final de boca herbal. Se mantiene joven, y el tiempo en botella va a lograr equilibrar la fuerza de sus taninos. Beber entre 2017 y 2018.

Puntos: 87

 

Alambrado Chardonnay 2015

Bodega Santa Julia, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Blanco austero pero con una acidez aguda. Su paso por boca es equilibrado y con el roble muy bien integrado. Su paso no es muy expresivo pero respeta muy bien el carácter del varietal.

Puntos: 87,5

 

Alambrado Sauvignon Blanc 2016

Bodega Santa Julia, Tupungato, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Para lograr este vino Rubén y su equipo realizan 3 pasadas por la viña para obtener uvas con diferentes punto de madurez. Así logran un blanco de aromas más verdes, con mucho herbal (ruda), y un carácter alimonado, con paso nervioso y efusivo. Algo invasivo pero bien logrado en su estilo, con una acidez bien marcada, típico de 2016.

Puntos: 87

 

Alambrado Sauvignon Blanc 2015

Bodega Santa Julia, Tupungato, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

El paso del tiempo y las características propias de una añada mas cálida dan un Sauvignon austero, sin tanto nervio y con ciertos dejos maduros. Un vino que mantiene su equilibrio pero que va cediendo en su vivacidad.

Puntos: 86

 

Alambrado Bonarda 2015

Bodega Santa Julia, Maipú, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

De aromas austeros y paladar herbal, con buen nervio y poca profundidad. Sabores algo maduros en el final de boca, con leves dejos especiados y bien logrado. Se mantiene joven y es un fiel exponente del cepaje.

Puntos: 87

 

Alambrado Malbec 2015

Bodega Santa Julia, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Muy fluido, con cierta madurez y paladar poco profundo. Algo de madurez en su carácter frutal, con algo herbal pero sin carnosidad. Y si bien la fruta es algo madura su paso es refrescante.

Puntos: 87

Alambrado Cabernet Sauvignon 2015

Bodega Santa Julia, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Tinto de aromas austeros, de cuerpo medio y paso fluido, con taninos incipientes y un final especiado. En su carácter se aprecia el carácter varietal en un estilo algo classy. Beber entre 2017 y 2019.

Puntos: 87

 

Tintillo 2016

Santa Julia, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Una combinación de Malbec del Valle de  Uco y Bonarda de Santa Rosa, elaborada por Rubén Ruffo. Su aspecto es intenso, brillante y vivo, nada que ver a lo que pueda llegar a sugerir su nombre. De aromas bien frutales pero sin exagerar. Paladar franco y con volumen, buenos taninos, incipientes, finos y vivaces. Es largo y tiene una muy agradable expresión de fruta roja con leves dejos herbales. Se nota mucho el aporte del Bonarda. Hay fuerza y energía, con frescura que esconde bien cierta potencia. Tiene cierta  concentración y es carnoso, pero su paso es ágil, refrescante y nítido. Se sugiere beber frío para disfrutarlo más. Beber entre 2016 y 2017.

Puntos: 89

 

Santa Julia Magna 2015

Bodega Santa Julia, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Blend de Cabernet Sauvignon, Malbec y Syrah, a partir de esta añada todos provenientes del Valle de Uco. De buen cuerpo, jugoso y con taninos firmes, con dejos herbales. Bien armado, vivaz y algo negro (por las notas de crianza) pero equilibrado. Serio, poco profundo y algo potente pero delicado, con algo licoroso muy sutil. Beber entre 2017 y 2019.

Puntos: 89

 

Gran Alambrado 2015

Bodega Santa Julia, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$

Flamante blend de Malbec (70%) y Cabernet Sauvignon (30%), elaborado con uvas de fincas propias de Vista Flores y La Ribera en Valle de Uco. De aromas austeros, con buen cuerpo y fluidez, texturas incipientes. Paladar no muy profundo, con mucho agarre, paso joven y fresco, también franco, con notas de hierbas y frutas maduras. Con una energía austera, con el tiempo se abre en la copa. Con buen potencial. Beber entre 2017 y 2020.

Puntos: 90