Patricia Courtois ganó la primera edición del “Prix de Baron B – Édition Cuisine”, la nueva iniciativa de Baron B que busca destacar los mejores proyectos gastronómicos integrales de la Argentina por su excelencia y su visión transformadora. En un gran evento final que se realizó en el Alvear Icon de Buenos Aires, se distinguió el trabajo que viene realizando la chef oriunda de Buenos Aires en la Hostería Rincón del Socorro de Esteros del Iberá, en contacto con los productores y en sintonía con el entorno natural de Corrientes.

La chef de 54 años es conocida en el ambiente gastronómico como “LaCurtuá”. Asesora a numerosos restaurantes y hoteles boutique. Para concursar presentó el Proyecto Iberá: una propuesta que contempla las raíces de la cocina correntina, que busca enfocar y profundizar el vínculo entre alimentación y medio ambiente, y que hizo que traslade su vida a los Esteros. Patricia fue convocada hace dos años por la Conservation Land Trust (CLT), una organización sin fines de lucro, para renovar el concepto gastronómico de la estancia Rincón del Socorro y su hostería.

La jornada de la final comenzó al mediodía cuando los tres chefs Patricio Negro, chef del prestigioso Sarasanegro de Mar del Plata; Juan Cruz Galetto, chef de Estancia Las Cañitas en el valle de Calamuchita de Córdoba; y Patricia Courtois, presentaron sus proyectos y prepararon para el jurado los platos que habían propuesto al momento de enviar su carta de intención para participar de este premio.

Los tres platos y las presentaciones fueron evaluados por el jurado de excelencia conformado por el multipremiado Mauro Colagreco, primer cocinero argentino con dos estrellas Michelin y reconocido con su restaurante Mirazur por ser el tercer mejor restaurante del mundo en “The World´s 50 Best”; Martín Molteni, chef y propietario de Pura Tierra pionero en la gastronomía autóctona; Andrés Rosberg, presidente de la Asociación Internacional de Sommellerie; e Inés Berton, Tea Blender, chair del B20 2018 y creadora de Tealosophy. Ellos tuvieron la tarea de evaluar esos proyectos gastronómicos que provienen de tres entornos diferentes: las sierras de Córdoba, la Costa Atlántica y los Esteros del Ibera, mostrando la diversidad de la gastronomía nacional.

Luego de una tarde de deliberación, alrededor de las 22 hs en un evento en el que se reunieron más de 150 invitados, el jurado dio a conocer el nombre del ganador.

El plato que la llevó al triunfo fue una receta en sintonía con su proyecto, que muestra una versión de un plato recuperado del saber popular: el Chipa So’o (chipa=pan y so´o= carne). Se trata de una tierna masa de harina de maíz orgánica y quesos que envuelve un aromático relleno de carne vacuna. La carne –ojo de bife- es curada por 6 horas en yerba mate y luego se cubre con la masa realizada con harina de maíz orgánica que se elabora en forma artesanal en Saladas, Iberá. Las guarniciones propuestas por Courtois fueron picles de mamón verde silvestre, brotes de espinaca y arvejas. Acompañan al plato una emulsión de maíz, maní, y lemmon gras; y un ketchup de mango y nísperos. Para darle un maridaje perfecto, eligió Baron B Brut Nature.

“Este es un proyecto en conjunto que contempla desde una ONG hasta toda una comunidad que hacen posible Rincón del Socorro. Me siento agradecida a esas mujeres correntinas que tan generosamente me transmitieron sus saberes. Es un orgullo para nosotros haber ganado el Prix de Baron B – Édition Cuisine. Este es un gran reconocimiento a la cocina correntina y a las tradiciones populares, agradezco al jurado haber percibido la riqueza de esta tierra y sus tradiciones. Esta participación resume mi aprendizaje en Esteros y el amor que siento por estas tierras y por su gente. Mi tiempo pasa entre Buenos Aires y la Hostería, voy y vengo todo el tiempo. Corrientes tiene Payé, para quién no lo sabe es un embrujo que hace que una vez que conoces las tierras correntinas, siempre queremos volver a ellas” dijo Patricia Courtois, ganadora del Prix de Baron B – Édition Cuisine.

“LaCurtuá” comentó que todas las utilidades obtenidas de la hostería vuelven a financiar el proyecto que muy pronto convertirá a esta zona de Corrientes en un Parque Nacional para el disfrute de todos. Para la cocinera, preservar el medio ambiente y las tradiciones es una tarea importantísima ya que hacen que perduren para siempre, para nosotros, y para las próximas generaciones. A su vez, expresó que el nuevo lujo hoy, es poder tener a la mano vegetales recién cosechados. Y ese es un lujo que los huéspedes disfrutan.

El jurado estuvo encargado de evaluar las postulaciones recibidas de chefs de todo el país entre el 12 de abril y el 1 de julio, y el 25 de julio dio a conocer los 3 proyectos finalistas elegidos poniendo la mirada sobre las historias de estos chefs que tienen una propuesta innovadora, dándole valor a la gastronomía nacional y modificando su entorno. El último mes sirvió para poder preparar la presentación de sus proyectos ante el jurado y los invitados del evento final.

EL PREMIO

Patricia fue premiada con el “Prix de Baron B – Édition Cuisine”, un corcho bañado en oro tallado por el orfebre argentino Juan Carlos Pallarols. Además, concurrirá a un curso de alta gastronomía durante el mes de septiembre en la escuela Lenôtre de París y tendrá un encuentro con Mauro Colagreco en su restaurante Mirazur (Menton). Posteriormente, viajará a la tierra natal del barón Bertand de Ladoucette, creador de la marca Baron B, en el Valle del Loire. Asimismo, recibió una distinción económica de USD 5.000 y los dos semifinalistas USD 2.000.

El Prix de Baron B – Édition Cuisine será un premio que crecerá a lo largo de los años. Es un desafío atrevido y visionario que busca recuperar el espíritu de quien supo crear un espumante perfecto a partir de un terroir encontrado, reconociendo a aquellos proyectos que cultivan un estilo propio a partir de las posibilidades y los productos de su entorno. De esta forma, Baron B refuerza su vínculo con la alta gastronomía nacional y reconoce nuevas visiones transformadoras en un evento federal que valoriza la diversidad y la riqueza de cada región del país.

LOS OTROS FINALISTAS:

Juan Cruz Galetto – Estancia Las Cañitas – Valle de Calamuchita Córdoba
El chef cordobés de 34 años exhibió el trabajo que realiza en la Estancia Las Cañitas de valle de Calamuchita, en la que vive junto a su mujer y sus dos hijos. Allí, montó un restaurante y cabañas para el turismo. El proyecto que presentó consiste en un ecosistema sobre la mesa que aprovecha las posibilidades y los productos del entorno cordobés, utiliza productos silvestres, juega con la temporalidad de cada uno y trabaja de manera conjunta con productores de alimentos de la zona. El plato que preparó fue un bife angosto de ternera cocido a baja temperatura y asado a la leña, acompañado por cebollas asadas con jugo de cocción y zarzamora (la plaga más rica de esa zona de Córdoba), emulsión de cabra, tierra de algarroba, ensalada de ortiga y aire de hongos de pino, junto con unos brotes de helecho y flor de azafrán. El espumante elegido para maridar con su plato fue el Baron B Extra Brut.

Patricio Negro – Sarasanegro – Mar del Plata
El chef de 41 años hace 15 años que es dueño del emblemático restaurante “Sarasanegro” de Mar del Plata junto con su mujer Fernanda Sarasa. Su restaurante es el más reconocido de la ciudad por su nivel gastronómico que llevan a sus comensales a disfrutar de unos platos de pescados de nivel superlativo. La propuesta de atención, gastronomía y vinos del lugar lo hacen destacar. El plato que presentó para acompañar su proyecto fue un arroz cremoso con osobuco. En su trabajo diario, Patricio elige trabajar solamente con pescados frescos del momento, el pescado artesanal. Buscan pescado del día, fresco y entero para su cocina. Además, aprovechan la producción frutihortícola que da en Mar del Plata y Sierra de los Padres para llevarlos a sus preparaciones. El espumante elegido para maridar con su plato fue el Baron B Rosé.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.