Chakana fue una de las bodegas que más ruido hizo al inaugurar a principios de este siglo, más allá del bajo perfil de Juan Pelizzatti, propietario e ideólogo original (junto a su mujer). Los vaivenes del negocio hicieron que los planes iniciales se dilataran un poco, y que de las 300 hectáreas en Agrelo solo quede la cuarta parte. Sin embargo, el nombre de sus vinos siguió sonando y posicionándose entre los conocedores. Al principio la propuesta era 100% Estate, es decir con uvas propias de la finca que rodeaba a la bodega. Pero hubo cambios, de ideología, de mercado, de todo, aunque la idea original seguía siendo elaborar vinos auténticos.

untitled-19

En 2006 llegó para asesorar Alberto Antonini y los vinos tomaron otro vuelo, y los vinos de Chakana evolucionaron al ritmo de la industria. Pero en el camino de Juan se cruzaron el Valle de Uco y la Biodinamia. Y, como todo en el vino, le llevó tiempo comprender qué pretendía de ello y cómo aprovecharlo para Chakana. Hoy, después de 15 años, Juan Pelizzatti está conforme con su portfolio, porque no solo pudo darle un orden y una intención a cada línea, sino que ahora hay un potencial definido para cada una de las tres.

De Luján de Cuyo, Agrelo, salen los vinos orgánicos de la casa, todos certificados, hoy bautizados como Chakana Nuna (alma) Estate.

Los Chakana Estate Selection son vinos del Valle de Uco, donde tienen viñedos propios en Paraje Altamira, en transición para certificar como orgánicos.

Y los Ayni son sus vinos top. Hay otra en curso con un nombre muy original (140 caracteres) que se convertirá en la línea de entrada.

Si Chakana fuese un restaurante, Juan sería el restauranteur y Gabriel Bloise (enólogo) el chef, porque juntos son el alma de Chakana y sus vinos.

Juan Pelizzatti se dedicó a estudiar profundamente la Biodinamia y sostiene que “la biología del suelo es lo más desconocido de la humanidad y por eso los inocuos biológicos de Polonia no funcionan acá”, un error muy común en el flamante mundo de la viticultura biodinámica local. Este acercamiento le ha permitido a Juan interpelar los métodos, al menos en sus viñas. Hay un “matrimonio impuro entre el vino y la Biodinamia, el vino es un modificador de la conciencia y no tiene nada que ver con la antroposofía, le conviene al movimiento y no tanto al vino” asegura Juan a quién le parece arbitrario y comercial parte del movimiento orgánico. Para él, agroecología sería el nombre ideal para esta técnica.

Gabriel es uno de los jóvenes enólogos más activos, cuenta con el asesoramiento de Claude Bourguignon y Pedro Parra para entender mejor el terroir, sobre todo del Valle de Uco. Esto le permitió recorrer las principales zonas del mundo y comenzar a entender la importancia del suelo y cómo puede influir en sus vinos.

Y si bien es cierto que hoy Chakana debería ser más reconocida por cómo y cuándo surgió, lo cierto fue que la bodega vivió muchos cambios, además de haber desarrollado más el mercado externo que el interno. Es más, poseen uno de los e-commerce mejor desarrollados del mercado. Esto los acercó directamente a muchos clientes, al tiempo que los mantiene alejados de vinotecas y supermercados. Pero ellos están convencidos que todas las formas de comercialización pueden convivir y se pueden potenciar, ya que cada una brinda información diferente e importante a la compañía, y que puede ser aprovechada por todos los canales. Hoy, se puede decir que Chakana está de vuelta.

untitled-8

Los vinos de Chakana

“Ninguno de nuestros vinos tiene sangría” asegura Gabriel, quién como tantos otros de sus colegas fue aprendiendo a mejorar las técnicas de vinificación sobre la marcha. Para él la viticultura orgánica es una filosofía ya que no concibe hacer vinos a partir de uvas que no sean parte de un ecosistema. De Agrelo obtiene el carácter varietal, mientras que en Uco elabora vinos de terroir, con capas y texturas para crianza.

Hoy la bodega ofrece una propuesta amplia y consistente. En su flamante línea Chakana Nuna Estate tienen un blend blanco (orgánico y sin madera) a base de Sauvignon Blanc, Chardonnay y Viognier con acidez natural y fermentado con levaduras indígenas. “Esta es una representación de un vino blanco de Agrelo, queríamos salir del típico Sauvignon verde, y lo dejamos madurar” cuenta Gabriel. Lo vinifica hace tiempo con la intención que no sea un vino simple pero “cuando le sacamos las levaduras seleccionadas cambió mucho”, dice. Y desde 2014 fue sin madera y desde 2015 con levaduras autóctonas. La idea de la no madera es para mostrar bien el carácter varietal, aunque se trate de un blend. Otra de las claves de este blanco es su elaboración reductiva y sin maceración en la prensa.

El Chakana Estate Selection Chardonnay es un exponente de Paraje Altamira. Sin levaduras, con acidez natural y vinificado en huevos de cemento (originalmente comprados para tintos, pero no tienen gran incidencia), es un vino que fue dejando la madera de lado; el 2015 solo tiene un 10% de paso por barricas viejas. Gabriel asegura que este vino en roble y por mucho tiempo pierde frescura. La complejidad que se busca para este vino parte de la uva. El viñedo tiene dos partes de profundidad con suelos muy calcáreos, y se hacen dos cosechas con tres semanas de diferencia, y luego se realiza el corte. “Mi idea es que sea cada vez más radical pero hay que ir de a poco, venimos de un estilo más dulzón” cuenta el enólogo.

Para los tintos de Nuna trata de preservar la acidez natural lo más posible con algo de barrica. En Agrelo los suelos son heterogéneos y el Malbec sale con buena estructura, pero el Bonarda y el Syrah necesitan del aporte del roble para ganar en carácter. Por eso al Malbec se elabora a partir de una selección de suelos en distintas piletas y así logra un tinto de diferentes texturas, propias del terroir.

Pero sin dudas, la gran apuesta está en Paraje Altamira y, a partir de suelos vírgenes y orgánicos, encontrar un carácter de vinos propio. Incluso se animaron a elaborar un Malbec de piedra. Gabriel no duda que este fue el año de mejor manejo de la finca Ayni, más allá de las complicaciones climáticas.

Después de quince años Juan, con Gabriel a la cabeza, ha empezado a encontrar el camino que buscó desde el principio. Pero esto recién empieza.

untitled-10

Chakana Nuna Estate White Blend 2016

Bodega Chakana, Agrelo, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $150)

Blend de Sauvignon Blanc, Chardonnay y Viognier, orgánico y sin madera. De buen volumen y cierto graso, con algo floral. Paso austero y cremoso pero no vainilloso. Tiene fuerza aunque quiere ser delicado, de buena frescura, con carácter y agradable final de levaduras. Le falta botella para domar esos ímpetus. Beber entre 2016 y 2018.

Puntos: 88

 

Chakana Estate Selection Chardonnay 2015

Bodega Chakana, Paraje Altamira, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $220)

De aromas austeros y directos, prolijo y refrescante. Con buena tipicidad y volumen, algo maduro pero sutil sobre el final. Hay cierta tensión y su carácter es muy apretado, con algo vegetal que habla de la variedad. De trago no muy profundo pero con frescura y texturas muy bien logradas. Se lo puede esperar un año para que gane equilibrio o bien disfrutar su fuerza actual. Beber entre 2016 y 2018.

Puntos: 89

 

Chakana Nuna Estate Bonarda Argentina 2015

Bodega Chakana, Agrelo, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $170)

Hay buen carácter de fruta roja alto madura, con especias y buen volumen. También madurez con agarre y los taninos bien incipientes, casi mordientes. En boca se resalta lo herbal al final, con algo de nervio en su carácter que le queda bien. De buen cuerpo, algo vibrante y con texturas. Un tinto moderno que habla del varietal. Beber entre 2016 y 2017.

Puntos: 88

 

Chakana Nuna Estate Malbec 2015

Bodega Chakana, Agrelo, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $170)

Aroma muy característico con la fruta negra bien de Agrelo. Paladar franco, con buen cuerpo e ímpetu. Taninos finos, buena frescura y volumen, jugoso y vivaz. Algo joven, con buen ataque y profundidad pero no tanto medio de boca. Hay fluidez con cierta calidez del vino y una carga bien llevada. Beber entre 2016 y 2017.

Puntos: 87

 

Chakana Nuna Estate Syrah 2015

Bodega Chakana, Agrelo, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $170)

De aromas no muy expresivos y un paladar más apretado que sus pares de línea. Cargado y con cierta concentración, notas especiadas y de fruta bien madura, buen cuerpo y carnosidad pero una expresión muy compacta. Puede que en botella se acomoden sus atributos y se exprese mejor, pero la madurez de la fruta ya habla de cierta evolución. Beber entre 2016 y 2017.

Puntos: 86

 

Chakana Estate Selection Malbec 2014

Bodega Chakana, Paraje Altamira, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $290)

Hoy es el estandarte de la casa. De aromas nerviosos y rojos, paladar franco y jugoso, vivaz pero con cierta madurez. Buen volumen, carnoso y con taninos incipientes. Paladar profundo y bien limpio, con fuerza y algo de fruta madura. La frescura contiene la calidez de su carácter. Es un Malbec interesante más por sus texturas y fuerza que por su carácter varietal, ya que no se define por la madurez o la frescura. Necesita más botella para ganar equilibrio. Beber entre 2017 y 2020.

Puntos: 89

 

Chakana Estate Red Blend 2014

Bodega Chakana, Gualtallary, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $290)

Blend de Malbec y Cabernet Sauvignon (25%) con cierta expresión en sus aromas pero sin definición. De paladar compacto y algo más concentrado que el Malbec, con algo láctico de la crianza y final maduro. Los taninos firmes, buena frescura pero poca profundidad. Es el único vino en el que no se siente tan clara la transición, y no por casualidad se dejará de elaborar. Beber entre 2016 y 2018.

Puntos: 88

 

Chakana Estate Selection Cabernet Sauvignon 2015

Bodega Chakana, Gualtallary, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $290)

Es uno de los estrenos de la casa. De aromas lácticos y muy frutales, directo y con carácter de fruta negra, especias y algo ahumado de la crianza. Con taninos incipientes y finos, pero de profundidad firme. Paladar franco y fluido, con cuerpo medio y expresiones no tan sueltas, con algo de caramelo que asoma sobre el final de boca. Más parecido al Chakana de antes pero más logrado que el Red Blend. Por ser joven se lo puede esperar un par de años a que se acomode mejor en la botella. Beber entre 2017 y 2019.

Puntos: 90

 

Ayni 2015

Bodega Chakana, Paraje Altamira, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $450)

Un puro Malbec de altura con apenas un toque de Cabernet Franc (3%) del cual se hacen 50.000 botellas. Esa es la gran noticia, más allá de su atractiva relación calidad-precio. Y si bien en aromas no es muy expresivo, su paladar es franco con agarre y vivacidad, en el que la fruta domina. De muy buena textura, con fluidez y paso redondo, hay carácter en este vino que habla de altura, con fuerza y cierta calidez. Todavía joven y con buen volumen. Su potencial está garantizado más allá de su agradable presente. Beber entre 2016 y 2020.

Puntos: 91

 

Ayni Parcela de Gravas Malbec 2015

Bodega Chakana, Paraje Altamira, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Ago2016 $450)

De un reventón de piedras proviene este tinto de parcela. De aromas delicados e integrados, con buen volumen y más tensión. Hay más agarre y una expresión más negra que su par de línea, con mucha fluidez. De paladar no muy profundo, más apoyado en sus texturas y no tanto en sus expresiones de terroir. Hay mucha tensión y fuerza con cierta calidez, pero con altura. Llena la boca y se lo nota más joven, pero ya se advierten su carácter e intenciones. Beber entre 2017 y 2022.

Puntos: 92

 

 

 

 

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.