Para entender más de la actualidad y el potencial del Malbec argentino, entrevistamos a dos referentes. Por un lado al flamante (una vez más) Presidente de Wines of Argentina, la entidad responsable de crear el Día Mundial del Malbec; Alberto Arizu (h).

Por otra parte, Lorenzo Pasquini es uno de los enólogos internacionales jóvenes que más se destacan en la escena del vino local, al frente de Cheval des Andes desde hace varias cosechas, es una palabra autorizada para entender qué le sorprendió del Malbec y hasta donde cree que puede legar.

 

Alberto Arizu (h):

  • ¿Cómo ha sido el crecimiento del Malbec en los últimos 5 años en el mundo?

El Malbec pasó de 10 mil hectáreas a más de 40 mil en los 27 años que van de 1990 a 2017, representando el 56% del volumen exportado y siendo responsable del 63% de la facturación total. Y como si fuera poco, en investigaciones realizadas tomando como base el comportamiento de búsqueda de los usuarios de internet y sus percepciones sobre los diversos países, se concluyó que el Malbec es sinónimo de Argentina.

Se trata de un caso emblemático en el que un país logra la asociación directa con un varietal, lo rescata del olvido y marca un paradigma en el panorama global del vino.

  • ¿En qué cree que aportó fijar un día para celebrar a la variedad?

Una cepa que encontró en la geografía argentina y en la herencia de los primeros inmigrantes las condiciones óptimas para evolucionar, hasta llegar a ser el exponente más exitoso de la escena vitivinícola mundial, merecía tener su día.

Por eso, el Malbec World Day es una iniciativa global que busca posicionar al Malbec argentino en el mundo y celebrar el éxito de la industria vitivinícola nacional además de ser la excusa perfecta para llegar a los nuevos consumidores de vino en nuestros mercados foco.

Desde su primera edición, el 17 de abril del 2011, esta celebración ha alcanzado notable repercusión gracias al apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Exterior y la Corporación Vitivinícola Argentina, al encontrarse enmarcada dentro del Plan Estratégico Vitivinícola Argentina 2020.

  • ¿Cuál es el próximo mercado donde cree el Malbec puede desembarcar con éxito?

Sin lugar a dudas, China. Se ha convertido en el séptimo país de destino de las exportaciones argentinas de vinos fraccionados con una tasa de expansión para la década de casi el 28% anual, algo por debajo de la tasa de expansión de sus importaciones que fue superior al 31%.

El sector del vino es aún pequeño en China, pero ofrece un alto potencial de crecimiento asociado al desarrollo de las clases medias, el aumento de la renta per cápita, el proceso de urbanización y cierta sofisticación en los patrones de consumo.

Y a pesar de ser el quinto consumidor mundial de vino, en la actualidad su consumo per cápita es de 1,7 litros por año, tienen una clara preferencia por los vinos tintos: domina las ventas con el 73% del total. Además, iniciativas como las de Alibaba y la apertura de las exportaciones de carne vacuna cuya imagen es altamente positiva, abonan firmemente esta idea.

Lorenzo Pasquini:

–          ¿De qué manera te sorprendió el Malbec?

Hay dos cosas de esta variedad que me sorprendieron y me siguen sorprendiendo todo los días y que probablemente están relacionadas : una su amplísimo espectro de aromas su plasticidad.

Con respecto a los aromas, en una de las primeras degustaciones que hice al llegar aquí me sorprendió sentir aromas a frutas amarillas en un vino tinto : pomelo, naranja roja (de la familia de los “thioles”) y después damasco y durazno. Nunca había sentido esto en un tinto. Hoy creo que el Malbec es una de las poquísimas variedades con un muy amplio espectro de aromas que casi nunca toca la faceta “verde”: por lo que he probado en estas 4 cosechas el Malbec evoluciona en distintas etapas según la madurez de las flores tipo rosa y violeta, a la fruta amarilla y los “thioles”, a las especias tipo pimienta, aromas “campestres” de jarilla y lavanda, a fruta a valla chica tipo arándano y por último, a una fruta más madura como la mora. En cada cosecha probar los tanques y admirar la evolución aromática de los Malbecs en fermentación es una verdadera inundación de aromas que nos da muchísimo placer en cada etapa de la vinificación, algo que nunca había vivido de manera tan fuerte.

La otra cosa, a pesar de que sea evidente, que me parece impresionante es la plasticidad de esta cepa. No conozco otra cepa en el mundo con la cual se pueden declinar tan bien y de tantas maneras distintas, y todas muy agradables, lugares tan diferentes y conjuntos suelo-clima (terroirs) tan variados. Desde las variadas zonas de Mendoza hasta las 3 grandes regiones vitivinícolas de Argentina (Salta, Mendoza, Patagonia) todas tienen una expresión típica y cualitativa de Malbec en zonas tan lejas y tan distintas. Sería como decir que en Europa cultivemos la misma cepa desde Paris hasta la Sicilia u en EEUU desde Seattle hasta Los Angeles logrando siempre calidad y tipicidad….inimaginable!

–          ¿Cómo es empezar a trabajar con una variedad nueva para vos y con semejante responsabilidad, ya que no solo es emblema de un país, sino que es muy importante en el vino que vos elaboras?

Una de las cosas que más me gustan en hacer vino es poder sumergirme completamente en un lugar y una cultura y creo que lo que hizo grande argentina con respecto a otros países del hemisferio sur es que supo identificarse con una cepa bien representativa de su tierra. Personalmente es una gran responsabilidad pero a su vez un gran lujo participar en la expresión de algo tan arraigado en la cultura local.

–          ¿Qué más se puede esperar del Malbec?

Difícil decir porque creo que esta cepa ya nos está dando muchísimo.

Aquí técnicamente lo que tratamos de mejorar todos los años es tener siempre más profundidad con nuestros Malbec. Que tengan aromas complejos y envolventes pero que a la vez tengan tensión y largo en boca, con taninos suaves pero presentes y un gusto persistente y fresco. Es una búsqueda de todos los días en viñedo y en bodega que de a poco va dando fruto pero que creo, y espero, no se terminará nunca.

A nivel de imagen quizás lo que tenemos que fortalecer es la conciencia en los mercados de grandes vinos finos y de coleccionistas de la capacidad de los Malbec de ser guardados en el tiempo. Creo que todavía queda margen de progresión para que todos los grandes coleccionistas y apasionados de vino en el mundo entiendan y experimenten el potencial de guarda de nuestros vinos y que gracias a esto tengamos siempre más espacio en la escena de los grandes vinos del mundo.

 

En la Asamblea General Ordinaria celebrada el pasado 11 de abril, Alberto Arizu (h) fue reelecto como presidente de Wines of Argentina, institución encargada de promocionar la marca “vino argentino” en el mundo. Se trata de su cuarto período al frente de la institución, tras haber ocupado el cargo anteriormente en los años 2010, 2013 y 2016.

Este respaldo del sector a la figura de Arizu reafirma su fuerte compromiso con la industria vitivinícola argentina y representa un desafío para seguir trabajando activamente para contribuir a la expansión de la categoría argentina en el mundo.

Alberto Arizu afirmó que “WofA es sinónimo del compromiso que nos une a todos los empresarios de la vitivinicultura que componemos esta organización, trabajando para que el vino argentino llegue cada vez más lejos. Hoy renovamos una vez más las autoridades y agradezco la confianza en la reelección de mi mandato”,

Es Lic. en Administración de Empresas de la Universidad Nacional de Cuyo, con un Posgrado en Marketing Estratégico (United States International University of San Diego) y un Programa de Desarrollo Directivo (IAE, Universidad Austral). Además, es Director Comercial de la Bodega Luigi Bosca, Familia Arizu. Durante sus gestiones llevó adelante diversas actividades de promoción del vino en los mercados internacionales; un ejemplo de ello es el impulso que le dio a la iniciativa Malbec World Day, un homenaje a la cepa insignia argentina que se realiza alrededor del mundo cada 17 de abril.

 

 

 

 

 

 

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.