Las medallas siguen siendo uno de los logros que más ayuda a promover los vinos alrededor del mundo. Y no tanto porque el consumidor vaya a buscar a la góndola tal o cual medalla, pero sí sirven de aval para los que venden vinos. Y así, un vino medallero tiene más posibilidades de ingresar a una vinoteca o a la carta de un restaurante en diversos países.

Recientemente el Malbec Reserva 2013 de Argento, que lleva el sello de la enóloga Silvia Corti desde su nacimiento en 2004, se alzó con una serie de medallas de oro que confirman su liderazgo, sobre todo en el Reino Unido y los Estados Unidos.

En 2015 logró el Oro en los Decanter World Wine Awards, y también en Los Ángeles International Wine Competition.

Sobre El Autor