La mesa navideña y de fin de año invita a pensar opciones de bebidas frescas que puedan acompañar las comidas que tradicionalmente se consumen durante esta época del año. En este sentido, los vinos blancos y rosados son una gran opción ya que son fáciles de tomar, ligeros, refrescantes y amables al paladar de expertos y nuevos consumidores.

En el mundo del vino las categorías de rosados y blancos han ganado terreno en las góndolas y han crecido en producción en los últimos años, complejizando y diversificando su presentación con nuevas cepas en el mercado argentino y vinos de corte que invitan a disfrutar de estas variedades en todas sus formas. Los argentinos los han adoptado como aperitivos, para acompañar platos principales y brindar, dándoles la misma relevancia que los tintos y espumantes. 

Para estas fiestas Bodega La Celia propone algunos blancos y rosados de su portfolio, ideales para brindar en estas fechas especiales. En relación a los vinos blancos la bodega presenta dos vinos muy distintos entre sí que se complementan en la cartera. Por un lado,  está La Celia Pioneer Chardonnay, se trata de un blanco fresco de color amarillo brillante, con aromas intensos de frutas frescas tropicales, acompañado con la elegante mineralidad típica del Paraje Altamira en Valle de Uco en donde se emplaza el viñedo de la bodega. Asimismo, su cosecha 2018 fue premiada por el prestigioso periodista de Vinos Tim Atkin, quien en su último viaje a la argentina lo reconoció con 91 puntos. 

Por otro lado, otro de los blancos elegidos es La Celia Reserva Pinot Grigio (90% Pinot Grigio, 10% Sauvignon Blanc) una uva poco conocida en Argentina pero que se da muy bien en la zona de Valle de Uco, dadas las cualidades de su terroir. De color amarillo acerado, de aromática definida a notas minerales, frutas frescas cítricas y flores blancas. Un vino fresco en paladar, equilibrado y frutado, ideal para maridar con pescado, sushi y platos frescos.

En lo que respecta a rosados, Bodega La Celia lanzó recientemente su primer vino en el mercado argentino de esta categoría, La Celia Rosé con 80% de Pinot Noir y 20% de Pinot Grigio. Andrea Ferreyra, Jefa de Enología de la bodega, reconoce estar muy entusiasmada en sumarlo al portfolio ya que junto a su equipo de enología lo consideran el paso intermedio entre blancos y tintos para los consumidores que se están iniciando en el universo del vino o que prefieren una opción fresca para maridar comidas veraniegas o las tradicionales comidas frescas de la mesa navideña.

La categoría Rosé es esencial; luego de los blancos o en paralelo a ellos. Es importante incorporarlos en el proceso de aprendizaje y valoración de los vinos en general; ya que es aromático, de paladar ágil y sensación sedosa, muy ameno para quienes buscan incursionar en el mundo del vino” asegura Ferreyra.

Maridaje

A la hora de maridar un vino rosado o blanco los vegetales y pescados son una gran alternativa, aunque también puede acompañar entradas, ensaladas variadas, aperitivos o sándwiches de todo tipo, carnes blancas, langostinos grillados y mariscos en general, sushi rolls y quesos suaves. 

En este sentido, Andrea Ferreyra destaca que “actualmente los maridajes son tan versátiles que se pueden ajustar a cada gusto individual. Esa idea de universalización del vino es una tendencia que crece, y desde La Celia acompañamos esa noción donde el vino se ajusta a cada estilo, y no al revés. Pero si tenemos que pensar algunas opciones para La Celia Rosé, pueden ser paellas, pescado azul grillado o alguna entrada a base de palta, ya que es un vino que invita a explorar combinaciones con muchas comidas y situaciones”.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.