Un buen asado comienza con un choripán. Así lo cree La Brasería, quien hace honor a esta práctica criolla creando el Chori Chipá. Con él, da una vuelta de rosca a un clásico de la parrilla ante los paladares porteños, muy conocedores de esta cocina. Para lograrlo, se inspiró no sólo en los sabores del chorizo, sino también en los de otra entrada tradicional: la provoleta, cuyo gusto a queso se traslada al pan.

De esta manera, el Chori Chipá se compone de un pan con el toque de sabor a queso, chorizo de campo cocido a en brazas aromatizadas con salsa criolla ahumada, con morrones, cebolla y aceite de oliva, y chimichurri de la casa.

A su vez,  la provoleta tiene varias versiones que se destacan en la carta. Además de la clásica cocida a la parrilla, es imperdible la versión La Brasería, con rúcula, tomates secos y panceta, y muy elegida La Completa, con jamón, tomate y morrón. Todas ellas, doradas por fuera y exquisitamente derretidas por dentro.

+ info en  www.labraseria.com.ar

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.