Zuccardi en 50 años ha logrado plasmar en vinos lo que ninguna otra familia vínica argentina ha conseguido; grandes vinos con su propio nombre. Porque hoy, a cargo de los vinos top de la casa está Sebastián Zuccardi, tercera generación de la familia, y quien con sus vinos ya le aseguró un gran futuro a la bodega, además de allanarle el camino a la cuarta generación.

Es cierto que hay otras familias argentinas dedicadas al vino. Pero el caso Zuccardi es único. Empezó don Tito casi por casualidad a ser viñatero. Luego siguió Pepe, que con todo su empuje logró hacerse de un nombre y de cierto respeto en la industria. Pero fue recién de la mano de su hijo (Sebastián) que el prestigio y el reconocimiento empezaron a llegar. Y por primera vez los vinos de Zuccardi se acostumbraron a romper la barrera de los 95 puntos.

No hay secretos en su fórmula. Toda la familia detrás del negocio, con Sebastián poniendo foco en la calidad, y en plasmar en vinos el futuro de la empresa. De todos sus flamantes hijos vínicos como Aluvional, Polígonos y Fincas, vengo hablando casi desde que Sebastián empezó a elaborarlos. Hoy, la mayoría de ellos ya está en el mercado y todos han sorprendido a referentes y consumidores exigentes del mundo entero.

Untitled-43

Es muy interesante la tranquilidad que tiene Sebastián para trabajar. Saber que es miembro de la familia propietaria de la bodega, no sólo le genera más responsabilidad, sino más desafíos. Porque todos los logros quedarán en la familia. Y esto no sólo se refleja en los vinos, sino en la bodega que están por inaugurar en Altamira, justamente en el corazón de dos fincas, de donde provienen sus últimas novedades. Pero también en los trabajos de viñedos y, sobre todo, en la formación de un joven equipo de trabajo que sabe, y respeta lo hecho por sus antecesores, construyendo a partir de ello.

Y todo esto se traduce en más y mejores vinos. Incluso algunos con muchas ganas de salir al ruedo, y que ya deslumbran antes de su presentación en sociedad; como es el caso de Concreto. Un Malbec 2014 de Altamira que va de la viña a las vasijas de cemento y de allí a la botella. Un concepto novedoso, con sabores y texturas diferentes.

Untitled-49

Y justamente son estas experiencias las que le han permitido a Sebastián ir plasmando desde 2005, año en que ingresó a la bodega, sus ideas en vinos. Sus viajes, sus vendimias alrededor del mundo, sus degustaciones y su curiosidad lo han convertido en uno de los máximos referentes enológicos del momento. Algo también reconocido por sus pares, ya sean mayores o menores que él. Y si a esto se le suma su condición de propietario de gran bodega, ya se puede deducir qué futuro le espera.

Siempre es muy interesante escucharlo, porque no se guarda nada. Sabe que cuando empezaron con el proyecto de Innovación y Desarrollo en la bodega, no sabían a donde llegarían. Pero hoy, con fincas desarrolladas, con vinos cada vez más representativos de un lugar y con gran bodega en Altamira, se da cuenta por qué inició ese camino, apenas diez años atrás.

Untitled-47

Todo empezó con preguntas, y a cada una de ellas le siguió un vino como respuesta. Sabe que su generación es privilegiada porque pudo viajar, y ver como en otros lugares se viven el vino y el terruño. Hoy, en su mesa hay vinos del mundo, y ese será el legado para sus hijas. Vinos que muestren un lugar definido en el mundo. A la generación de su padre le tocó lanzar el vino argentino al mundo. Él sabe que a él y a sus pares les toca mejorar eso; y la única manera es poder embotellar lugares. Pero advierte que no todos los lugares tienen el mismo potencial, por eso el estudio debe ser profundo y consistente, porque de su generación se esperan bases sólidas y re fundacionales. Hoy, los primeros pasos se están dando en materia de Indicaciones Geográficas. Pero esto, recién empieza.

Vinos lógicos

Los nuevos vinos de Zuccardi son la expresión de un lugar específico, una Finca. Ni un grand cru francés, ni un pago español, ni un single vineyard americano; simplemente una finca argentina. Y para dar con ellos han recorrido el camino lógico en la bodega. Investigar y descubrir. Cuando llegó a la bodega, le compraban a sólo 10 productores del Valle de Uco, uvas para algunos de sus vinos emblemáticos. Luego, a 59, y posteriormente encaró la compra de las fincas en las mejores zonas.

Recuerda que los trabajos de investigación empezaron con algunos pocos bines en los pasillos de la bodega en Maipú. Y si bien cada vino era un sueño, se fueron multiplicando las opciones, a partir de diferentes momentos de cosecha, distintos riegos y pedazos de suelo homogéneos elaborados por separado. Y a medida que los grandes vinos comenzaron a aparecer, algunos mitos empezaron a derribarse. Y por ejemplo darse cuenta que la nueva cosecha no siempre es mejor que la anterior porque el año tiene mucha influencia. Parte de este recorrido lógico comenzó hablando de zonas con Aluvional, y con el Malbec como mejor vehículo. Y así nació un desafío mayor. Ir a lugares más específicos. Es decir, que Sebastián fue de lo general a lo particular, el camino más lógico para la creación de grandes vinos de lugar. Pero para transformar estos grandes vinos de hoy, en íconos del mañana, la longevidad debe estar asegurada. Por eso el estudio sigue. Y ya no sólo se trata de zonas y climas, sino también de momentos de cosecha, de extracciones más suaves, pero a la vez con mayor estructura de acidez y taninos que de cuerpo. Menos cargados para que tengan menos cosas que se caigan con el tiempo. “La precisión en la viña debe ser el 95% del vino. El otro 5% se debe dar en la bodega”, asegura. Nada de esto es novedoso en el Viejo Mundo, pero sí en el Nuevo Mundo.

Untitled-48

Vinos de finca

Cada una de las tres fincas tiene rasgos diferentes, y en la visión del winemaker radica el secreto del perfil de cada vino. Porque es él quien debe tomar decisiones para ir definiendo caminos a seguir. Ya están en la zona indicada, con una finca bien plantada y con las variedades que mejor pueden expresarla. Para qué seguir desafiando límites. Es hora de jugársela.

En Altamira nacen Finca Piedra Infinita (donde se ha levantado la bodega), y Finca Canal Uco. La primera plantada por Martín Di Stéfano (ing. agrónomo) y su equipo. La segunda, ya estaba plantada. Ambas quedaron dentro de la flamante denominación Paraje Altamira. La tercera queda a menos de un km de distancia, pero ya pertenece a La Consulta. Plantada hace 20 años y con riego por surco. En las primeras es el Malbec el elegido, mientras que de la otra es el Cabernet Sauvignon, el vino con el cual Sebastián Zuccardi quiere eternizar esas fincas.

Untitled-44

Todos los vinos son elaborados con uvas de lugares muy específicos, que por su composición de suelos, mejor representan a la finca, según el joven winemaker. Piedra Infinita y Canal Uco comparten la concepción, con suelos pedregosos con mucha presencia de carbonato de calcio. Pero el carácter de cada una de las fincas es completamente diferente. Como lo es Finca Los Membrillos, de suelos más compactos.

Sebastián sabe que el máximo potencial de un vino está en el viñedo, y no quiere interferir en ese mensaje. Por eso, junto con la enóloga Laura Principiano, buscaron la manera más simple de vinificar. Y encontraron en el hormigón la mejor respuesta. De diferentes formas (piletas o ánforas), pero todas redondeadas en su interior para facilitar el movimiento natural del vino durante la fermentación y así lograr una extracción más natural. Luego, los vinos descansan allí y pasan a barricas usadas (la mayoría) y de ahí a las botellas. Este también es un gran cambio de paradigma respecto de la generación anterior, que entendía que en el roble estaba la complejidad y a longevidad del vino.

Untitled-42

Los tres Finca son vinos de partidas muy limitadas, no más de 4000 botellas. Porque son muy difíciles de multiplicar. Provienen de lugares que van desde 0,1 ha hasta 0,5 ha.

Otra de las importantes conclusiones de Sebastián es haber entendido por qué el Malbec fue siempre tan mimado en la zona, y pudo multiplicarse tanto. Hace muchos años, cuando la Argentina no exportaba, el Malbec no estaba en el mercado. Solo era de consumo interno, y eso le permitió ir creciendo. Los viñateros al ver su calidad, cosecha tras cosecha, no dudaron en multiplicarlo. Hoy, el Malbec está tan arraigado al suelo mendocino que suele ser el mejor vehículo para comunicar lugares. Y es el Malbec el que le permite jugar más, mientras el Cabernet es mucho más difícil. Lo de Finca Los Membrillos es diferente. El Cabernet Sauvignon ya estaba allí, y se sabe que es el rey de los tintos. Un vino que se adapta muy bien a cualquier zona en el mundo, pero con el cual es muy difícil lograr un vino sobresaliente. Sebastián sintió, desde el día que pisó esa finca, que con ese Cabernet Sauvignon podía desafiar al mundo.

Cuando Sebastián habla de sus dos Malbec de Finca no duda en diferenciarlos, porque los conoce muy bien. Piedra Infinita es un suelo suelto, de piedras muy grandes, mientras que Canal Uco es más compacto y con cantos rodados de menor tamaño. Y más allá que esta finca ya se encontraba plantada, él describe a sus vinos con una interesante analogía. Mientras que Piedra Infinita es un edifico en construcción, Canal Uco es el mismo, pero ya decorado.

Untitled-45

Es muy consciente que pudo lograr llegar a estos vinos porque se liberó de las presiones del mercado. Y en eso mucho tuvieron que ver su padre, todo el equipo de Zuccardi, y la evolución de sus vinos. Porque si a la curiosidad, se le suman trabajo y paciencia, los resultados llegan. Pero no todos se pueden dar ese lujo. Y quizás este sea el quid de la gran diferenciación entre Sebastián Zuccardi y sus pares.

Esto es un camino de ida, ya no hay vuelta atrás. Él y su generación están recorriendo el mundo, degustando sus vinos. Esto, además de abrirles la cabeza, les da la confianza no sólo para buscar, sino también para empezar a jugársela. Tal como hace el joven Sebastián, que de la química del vino no entiende su lógica. El sabe que un vino es bueno desde el principio. Lo siente. Lo de él es un manejo sensorial, una visión propia para dar vida a nuevos vinos. Y si está en lo cierto, con el tiempo su visión se diluirá a manos del terruño. Y será el vino el que siga hablando por generaciones.

Notas de cata

Finca Piedra Infinita 2012

http://www.fabricioportelli.com/2015/07/30/finca-piedra-infinita-2012/ 

Finca Canal Uco 2012

http://www.fabricioportelli.com/2015/08/14/finca-canal-uco-2012/ 

Finca Los Membrillos 2012

http://www.fabricioportelli.com/2015/09/08/finca-los-membrillos-2012/ 

 

 

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.