Escorihuela Gascón, una de las bodegas emblemáticas de Mendoza, dedicada a la elaboración de vinos de alta gama y con perfil innovador, presentó las nuevas cosechas de sus vinos insignia, que tuvieron lugar en la excelente cosecha 2018, caracterizada por ser muy cálida y medianamente seca. 

Se trata de sus líneas MEG 2018, DON 2018 y Pequeñas Producciones, integrada por sus vinos Barbera 2018, Cabernet Franc 2018, Malbec 2018, Syrah 2018, Cabernet Sauvignon 2018, Pinot Noir 2019 y Sauvignon Blanc 2019. 

La cosecha 2018 fue una de las cosechas que más nos ha gustado en los últimos diez años en términos de calidad. De hecho, es una de mis preferidas”, expresó Matías Ciciani Soler, enólogo de Escorihuela Gascón, y agregó: “Asimismo, ese año se logró una cosecha con muchísima sanidad, que nos permitió alcanzar una madurez óptima que, por ejemplo, en el caso del Barbera es bastante difícil de conseguir. Es por eso que hoy contamos con un Barbera tan equilibrado y con la madurez que buscábamos. En el caso del MEG, fue un año excepcional para el Malbec. A su vez, logramos obtener en DON, de nuestra finca El Cepillo, una madurez superlativa, que nos permitió lograr una calidad y concentración, que hace mucho no veíamos”. 

MEG 2018 de Escorihuela Gascón es un blend rojo, compuesto por un 60% Malbec de la finca Cordón El Cepillo, y por un 40% Cabernet Sauvignon de San José de Tupungato, el cual obtuvo 96 puntos y fue ubicado en el puesto Nº4 de los Top 25 de Argentina, por la prestigiosa revista inglesa Decanter. 

Por su parte, DON 2018, el vino ícono de la bodega, elaborado con la mejor uva Malbec del cuartel 6 de Finca El Cepillo, en Valle de Uco, fue galardonado con 94 puntos por James Suckling y con 92 puntos por Tim Atkin, el Master of Wine británico, además de juez de diversos concursos internacionales. 

A su vez, Pequeñas Producciones, la línea reconocida por su mínima intervención y por expresar el máximo potencial del terroir y la tipicidad en cada uno de sus varietales, presentó sus ya mencionadas variedades y el añorado Barbera 2018, una cepa poco frecuente en Argentina. Estos vinos lograron destacadas puntuaciones por reconocidos críticos del mundo del vino a nivel internacional como Tim Atkin, James Suckling y Robert Parker en su guía Wine Advocate. Por su lado, el Barbera refleja uno de los aspectos más característicos de esta variedad: su color, un rojo brillante, que destaca su elegancia. Las uvas que se utilizaron para elaborar este vino provienen de la finca que la bodega tiene en Agrelo, donde este varietal se da de forma excepcional, debido a la combinación de suelos profundos con una geografía que permite mantener el aire frío que baja de la montaña. 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.