por Fabricio Portelli

para DELIRIO (www.delirio.com.ar)

Madre hay una sola, pero por suerte hay muchos vinos para celebrar con ella hay su día. Está claro que un vino no será la primera opción, a menos que la vieja sea una fanática del vino. No obstante, si el vino no es el presente, puede ser protagonista, porque ese día la familia se sienta a la mesa a festejar por esa persona tan importante en la vida de todos.

Si a ello le gusta el vino, es un buen regalo en su día, siempre y cuando se trate de una botella especial. Además, hay que tener en cuenta que es de las que disfruta el vino, por un lado, será más fácil, aunque habrá que esforzarse mucho más en la búsqueda y la selección; averiguando qué estuvo tomando últimamente, por ejemplo.

También hay que imaginarse cuál sería la ocasión ideal para que pueda descorcharlo, ya que las mujeres prefieren tomarlo a guardarlo. Así, la botella podría ir acompañada de una recomendación para optimizar el placer en su descorche, o incluso podría acompañarse de una invitación futura; ya sea en familia o sola con papá.

Curiosamente, aunque todavía son pocos los que eligen regalarle una botella de vino a la mamá en su día, cada vez más bodegas lanzan promociones pensando en ellas.

Obviamente no se trata de una cuestión de tipos o estilos de vinos, porque se sabe que el paladar no tiene sexo. Pero sí tiene que ver con el momento, la celebración, la época del año (primavera) y, por último, la elegancia de las mujeres.

Cabe destacar, que en degustación es muy cierto que ellas son más sensibles que los hombres, por eso hay que ir siempre por vinos más equilibrados. También deben ser expresivos y no tan austeros, para causar impacto.

En el mundo del vino hace rato que no se definen vinos para hombres y vinos para mujeres, pero una de las cualidades más salientes del vino más caro del mundo es ser femenino. ¿Cómo es eso?

Para hablar de vinos y describirlos, es necesario aludir a palabras y adjetivos calificativos que asociándolos brinden una descripción entendible de lo que el consumidor se va a encontrar en las copas. Así es como el Pinot Noir, el cepaje tinto de hollejos finos y protagonista de los prestigiosos vinos de Borgoña (Francia), logra ser elegante, sedoso, profundo y sensual. Y por su estructura, más fina y delicada, se lo asocia más a las mujeres; así como a los vinos de mayor cuerpo, con taninos firmes y más peso en boca, a los hombres. Aunque obviamente esto no tiene nada que ver con las preferencias de unas y otros.

Consejos para elegir un vino para mamá

  • Para sorprender a mamá hay que tener muy en cuenta sus gustos, e ir a la vinoteca y elegir en función al presupuesto de cada uno.
  • Como regalo hay que aprovechar los estuches exclusivos que lanzan las bodegas para la ocasión. Hay vinos que vienen con bolsos o carteras, otros con accesorios, etc. También están las típicas cajas de madera, dentro de las cuales puede haber alguna botella de su agrado, sobre todo pensando en la re utilización del cofre o caja.
  • SI bien por la época del año se suelen promover más los vinos rosados, blancos y espumantes para brindar con mamá, no dejar de lado los tintos.
  • Regalarle dos botellas; una para que la sirva y comparta en su día, y otra para que la disfrute como quiera.
  • Si son varios hijos pueden hacer una caja combinada en la que cada uno elija una etiqueta que lo represente, escribiendo una dedicatoria en la botella.
  • También se puede pensar en vinos guardados; que están muy de moda; y optar por la cosecha de nacimiento de cada hijo, haciendo de su descorche algo memorable. Aunque esta opción es más costosa.
  • Consultar a los abuelos (sus padres) para saber si hubo algún vino que tuviera mucha presencia en sus casas en épocas pasadas y que pueda significarle rememorar buenos momentos en familia.
  • La elección puede ser en función a un paisaje que ella recuerde con alegría (Mendoza, Salta, Patagonia, etc.).
  • Por otra parte, hay enólogas con mucho protagonismo en el mundo del vino, y que pueden inspirar y promover los mismos valores que ella.
  • Si se trata de una madre que está siempre pendiente de la naturaleza, preocupada por el medio ambiente, y goza de su jardín y sus plantas, un vino orgánico irá muy bien con ella. Ya que, si bien el vino de por sí es natural, para elaborar vino orgánico no se utilizan productos químicos ni fertilizantes en la viña.
  • También se puede tratar de una madre joven o a la moda, que siempre está a la vanguardia, pendiente de lo que viene. Para ella, una flamante novedad y de la zona de la cual están hablando todos, sería la mejor opción. Y así, además de estar vestida a la moda, en su copa ostentará un vino igual de fashion que ella.
  • Lejos del simplismo de asociar a las mujeres con el vino dulce, está muy bien de pensar un vino para acompañar los postres. Y mejor aún si ese vino de regalo viene acompañado con bombones (por ejemplo). Un tardío o fortificado, alargará la sobremesa y endulzará ese momento.
  • Otra alternativa creativa es producir un regalo en el que la botella de vino sea un accesorio más. Por ejemplo, una canasta con todo lo necesario para disfrutar un picnic y un vino rosado (mejor con tapa a rosca para evitar el sacacorchos) con dos copas.

Y si una botella de vino no es el regalo para ella, seguro puede ser la mejor opción para servir en la mesa durante el festejo.

Seguramente muchos pasarán ese domingo junto a ella, incluso algunos quizás la harán cocinar. Sea cual fuera la ocasión, y siempre que el almuerzo esté de por medio, no está mal pensar en un vino para que ella ponga en la mesa y lo comparta con todos. Opciones sobran, pero tener en cuenta sus gustos y el menú es la clave.

De una, no es un sólo vino, sino muchos. Y eso no implica (si son pocos comensales) tener que tomarlos todos. Significa variedad, momentos diferentes, experiencias distintas a cada paso. Se empieza a lo grande, con un brindis; obviamente con espumoso. Seguir con algún rosado de aromas frugales para acompañar la entrada o la picada. También puede ser un blanco, rico, fresco y equilibrado. Eso marcará el principio de una comida inolvidable. ¿Siguen las carnes, blancas o rojas, o pastas como principal? Momento de descorchar un tinto lindo, importante pero también expresivo. De esos que están listos para beber. Recordar que ellas perciben más y mejor que los hombres, entonces el vino debe ser directo. Un buen Malbec, un gran Bonarda o por qué no un sofisticado Pinot Noir. Si hay lugar para la sobremesa, pero antes de los postres, descorchar un gran vino. Para finalizar, y cuando los dulces invadan la mesa, servir algún vino dulce natural. Seguramente una comida especial no lo es tan si no culmina con el merecido brindis por la vieja. Y para ello abundan opciones en las góndolas. Elegir uno que le llame la atención pero que también sea equilibrado y elegante, para que el brindis del final corone la celebración como ella se merece.

10 vinos para brindar con y por mamá

Casa Boher Gran Corte 2016

Saurus Barrel Fermented Cabernet Franc 2017

Famiglia Bianchi Rosé Blend 2019

Trapiche Perfiles Textura Fina Malbec 2017

Phebus Malbec 2018 (Botella Magnum de 1,5 l)

Cadus Signature Series Pinot Noir 2018

Chandon Cuvée Réserve Pinot Noir

Gaia Red Blend 2017

Colonias Las Liebres Malbec Reserve 2018

Zuccardi Serie A Bonarda 2017

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.