Mirando hacia el futuro, respetando el pasado, así se conciben los vinos de Luigi Bosca. Referentes del Malbec, del Cabernet Sauvignon, y de tantos otros vinos para la mayoría de los argentinos, y también del consumidor global

por Fabricio Portelli – para DELIRIO

https://www.delirio.com.ar/

Siempre es interesante hablar con el enólogo para entender los vinos actuales de la bodega, y hacia donde va. Pablo Cúneo se sumó a Luigi Bosca a mediados de 2017, con el gran desafío de trascender, respetando el legado centenario de la familia Arizu.

Luego de una trilogía muy difícil (2014, 2015, 2016) llegó la 2017, una vendimia más normal. Y luego vinieron la 2018, la 2019 y la 2020. La primera es la preferida de Cúneo por ser un año más típico mendocino, y con recuperación en las cantidades, algo muy importante para una bodega grande. La 2019 fue también seca, pero con temperaturas medias más bajas, lo cual explica la mayor frescura en los vinos. Mientras los 2020 recién están naciendo.

Luigi Bosca siempre se destacó por su gran equipo técnico, liderado por el Ing. Alberto Arizu, uno de los mayores conocedores de viñas de Mendoza. Todos ellos saben que el ADN de la bodega nunca va a cambiar, porque siempre harán vinos con elegancia y complejidad, para compartir y disfrutar en la mesa. Pero también deben mantenerse actuales, sobre todo porque su mercado es el mundo. Es por ello que el enólogo sube la apuesta, y afirma que se vienen vinos más frescos, vivaces, y con buen equilibrio, siempre respetando el carácter de cada zona. La familia posee viñedos antiguos en las principales zonas vitícolas mendocinas, como Maipú, Luján de Cuyo y el Valle de Uco.

Y si bien las flamantes cosechas significan nuevos vinos, una bodega como Luigi Bosca siempre debe estar buscando qué más aportar, sin que ello implique abrir mucho el juego. Acá no se pueden dar el lujo de “probar” con algún vino experimental, como si puede un productor pequeño, porque hay mucho prestigio en juego. Actualmente están pensando más en optimizar el portfolio que en ampliarlo, más allá que vayan surgiendo cosas nuevas, en las cuales vienen trabajando hace algunos años.

De su amplia propuesta, elegimos cuatro vinos referentes. El Riesling, por ser uno de los blancos con más personalidad de la Argentina. El Grand Pinot Noir, porque Luigi Bosca es un referente del varietal. El De Sangre, por ser un blend que refleja el espíritu y la historia de la familia. Y el Finca Los Nobles Malbec-Verdot, por su expresión única de lugar.

El futuro está en el pasado

Sin sus 120 años de historia, jamás podrían haber llegado hasta acá, e imaginar un futuro tan promisorio.Alberto Arizu (h) asegura que los vinos de hoy son los mejores de la historia, y no solo se refiere a los de Luigi Bosca, sino al vino argentino en general.

El primer gran responsable es el Malbec. Para Argentina, haber encontrado y desarrollado una variedad insignia tan diversa es, sin dudas, un as en la manga. Un estudio reciente, realizado por un operador de turismo inglés, arrojó que la palabra más buscada por los usuarios en Google fue Malbec. Además, ahora los agrónomos y enólogos conocen muy bien la variedad y cómo se comporta. El terroir es otro de los factores de éxito, porque ya se empezaron a interpretar. También se aprendió a desafiar los límites de la mano de la viticultura de precisión, ampliando las fronteras del vino argentino y sus matices. Por último, la vinificación. Hoy la madera se utiliza como un componente natural más, evitando su protagonismo. Además, si la concentración deseada no está en la uva, no se puede conseguir luego en la bodega.

Pocas bodegas como Luigi Bosca tienen tanto recorrido en la historia del vino argentino siendo protagonistas. Además, los Arizu son la familia argentina más antigua al frente de su bodega, siendo la consistencia una de sus constantes.

El Cabernet Sauvignon se viene con todo

Pablo Cúneo está trabajando en dos nuevos Cabernet Sauvignon de alta gama, de estilo diferente al Cabernet-Bouchet de Finca Los Nobles, que proviene de una zona más madura como Las Compuertas. Serán más especiados, con más potencia, fruta y frescura. El objetivo es ambicioso, lograr exponentes de Cabernet Sauvignon con personalidad, y que sean representativos para poder aprovechar la gran oportunidad global que se presenta, pensando de acá a 30 años. Esto demuestra la visión de Luigi Bosca y la familia Arizu.

Vinos seleccionados para DELIRIO Jun2020

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.