La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) presentó la “Visión Estratégica de la Vitivinicultura Argentina”, rindió cuentas de sus acciones del año 2019 y renovó su compromiso con la industria de la uva y el vino frente a todos actores de la cadena productiva, funcionarios nacionales y provinciales y personalidades vinculadas con la vitivinicultura y la escena empresarial argentina. La cita, como ya es una tradición y el puntapié inicial para los actos del día más importante del calendario vendimial, se llevó a cabo en el Hotel Park Hyatt Mendoza y contó con la participación de unas 1.100 personas, entre ellas más de 350 productores que llegaron desde distintas zonas y provincias, unos 200 periodistas acreditados, funcionarios y legisladores nacionales y de las provincias vitivinícolas.

El tradicional “Desayuno de COVIAR” es el evento en el que la Corporación Vitivinícola Argentina cumple con su responsabilidad de rendir cuentas sobre los avances del Plan Estratégico Vitivinícola 2020 y renueva el compromiso de la Visión Estratégica de la Vitivinicultura Argentina. Este año fue especial, ya que estuvo marcado por el recambio de autoridades y la convocatoria a todos los actores, tanto públicos como privados, para abrir la discusión, definir los desafíos que enfrenta el sector, buscar consensos y revalidar la planificación estratégica de cara el 2030.

Al frente de la Corporación Vitivinícola Argentina asumió José Alberto Zuccardi, reconocido bodeguero y empresario pyme argentino, quien sucedió en el cargo al sanjuanino Ángel Leotta. Leotta se desempeñará por los próximos tres años como vicepresidente de COVIAR junto con Pablo Asens, bodeguero de San Rafael, Mendoza, y presidente de la Federación de Cámaras Vitícolas.

La edición 2020 del Desayuno de la COVIAR estuvo marcada por el cumplimiento de los plazos previstos en el Plan Estratégico Vitivinícola 2020, se presentó un balance de lo que significó y se logró en estos 15 años de vigencia de la ley 25.849 y se llamó a la participación y construcción de consensos de cara al diseño de una nueva estrategia y propuestas con vistas a un PEVI 2030.

El Desayuno de COVIAR arrancó a las 9 hs con la presencia de autoridades nacionales, provinciales, dirigentes empresarios y representantes de cámaras productoras. Asistieron los ministros del Interior, Eduardo de Pedro, su par de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, los gobernadores de Mendoza, Roberto Suarez, de Jujuy, Gerardo Morales, el vice gobernador de San Juan, Roberto Gattoni, los presidentes del Banco Central de la República Argentina, Miguel Pesce, y del Banco Nación, Eduardo Hecker y su vice, Matías Tombolini; funcionarios del Ministerio de Economía y Producción, Cancillería y Agricultura de la Nación.

Durante el acto central, se firmaron convenios con la Fundación Cardiológica Argentina, para la promoción de las bondades con evidencia científica del consumo responsable del vino. Con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación se acordó trabajar en conjunto para promover las buenas prácticas agrícolas como herramientas que contribuyan a asegurar la inocuidad y mejorar la calidad de los alimentos y del vino como tal.

El responsable de abrir los discursos fue Ángel Leotta, presidente saliente de la Corporación Vitivinícola Argentina, quien informó sobre los logros y resultados obtenidos durante el 2019. “La institucionalidad expresada en la COVIAR permitió obtener logros importantes como el plan Vino Argentino, Bebida Nacional, la baja de impuestos y aportes patronales y sortear prohibiciones a la publicidad que sí pesan sobre otras bebidas alcohólicas. Logramos un ahorro de entre $1.800 y $2.000 millones al año por la rebaja de aportes y cargas patronales para toda la cadena vitivinícola”, destacó Leotta, quien remarcó la importancia de sostener la asistencia a productores a través de los Centros de Desarrollo Vitícola y la promoción del vino en los mercados internos y externos.

“COVIAR debe seguir siendo la mesa institucional y un espacio de representación de todos los sectores y de toda la cadena vitivinícola. Esta es la mesa de consensos que queremos”, afirmó Leotta.
Tras las palabras del presidente saliente de la COVIAR, fue el turno del presidente entrante, José Alberto Zuccardi, quien inicia su gestión al frente de la Corporación por los próximos tres años.

“COVIAR es el ámbito creado por ley nacional para el desarrollo del Plan Estratégico Vitivinícola. Somos una actividad diversa por naturaleza. A diferencia de las bebidas industriales, el vino expresa lugar y gente; y no está concentrado”, dijo Zuccardi, quien destacó la “innovación social y la política de Estado” que representa COVIAR.

El nuevo Presidente de COVIAR hizo un repaso histórico sobre la evolución reciente del sector. “Hasta año el 2010 crecimos en exportaciones a doble dígito. A partir del 2011, como consecuencia del atraso cambiario, las ventas al exterior se amesetaron. En 2016 y 2017 tuvimos las dos menores cosechas de los últimos 60 años. La escasez nos hizo perder consumidores, esto sumado a la tendencia mundial donde los países tradicionales bajan sus consumos y los nuevos crecen. Todos convergiendo en entre 20 y 25 litros por habitante por año”.

“Luego, en 2018 y 2019 con cosechas normales pero con tasas de interés del 70%, determinaron la caída estrepitosa de los precios de la uva y del vino. Ninguna actividad productiva resiste este nivel de tasas de interés”, dijo Zuccardi, para quien “la situación de los productores es desesperante, especialmente para aquellos no integrados. Ellos son el eslabón más débil de la cadena”.

“Contamos con una herramienta para establecer los equilibrios que es el acuerdo Mendoza – San Juan que limita el volumen de vino elaborado. Las líneas de financiamiento del Banco Nación para cosecha y acarreo y los esfuerzos de los Gobiernos de Mendoza y San Juan para extender y abaratar el crédito, son herramientas adecuadas para este momento. Pero para no pasar nuevamente, y si escalas, de la importación de vinos a la crisis de excedente es necesaria una política de financiamiento de los stocks”, explicó el Presidente de COVIAR, para quien en este sentido “el proyecto del Banco de Vinos del Gobierno de Mendoza podría ser una buena solución”.

“Rechazamos los ataques arteros a la institucionalidad que promueven la concentración y el traslado de las decisiones fuera de las zonas de producción. Ya lo vivimos en el pasado. La mesa está abierta para trabajar. Nadie puede ejercer el poder de veto”, dijo Zuccardi.

Gobernadores y Nación

Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, también fue parte del Desayuno como una de las 18 provincias vitivinícolas argentinas. “Cuenten con nosotros para acompañar este proceso. Somos diez las bodegas que estamos trabajando en Jujuy y este año esperamos duplicar la producción. La meta de Jujuy es el enoturismo y estamos acompañando este proceso con financiamiento y subsidios a la tarifa eléctrica”, dijo el Gobernador.

Por su parte, el secretario de Bebidas y Alimentos de la Nación, el sanjuanino Marcelo Alós, fue quien habló en representación del Ministerio de Agricultura. “Estamos muy contentos por haber logrado un esquema de retenciones como el actual, donde se ha mantenido el esquema de derechos de exportación con baja en 25 productos como una forma de estímulo a la producción de las economías regionales y con una suba sólo de tres puntos para la soja, que sólo se va a aplicar al 25% del total de los productores que son quienes producen más de 1.000 toneladas”, explicó Alós.

Alós destacó la suba del 10% en el consumo interno de vinos, si se toman los datos punta a punta de enero de 2020 con igual mes de 2019, lo que implica que el consumo interno se está ubicando por encima de los 19 litros per cápita al año.

“Siempre es mucho más fácil trabajar cuando todos los actores estén sentados en una misma mesa. No puede haber nadie a fuera”, afirmó Alós en defensa de la institucionalidad y de COVIAR.
El cierre del Desayuno estuvo a cargo del gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez. “Aun en un contexto de necesaria austeridad de un Estado que baja impuestos y busca una administración ordenada, hemos destinado más de $1.200 millones para el financiamiento a productores y bodegas este año”, señaló Suarez, quien destacó el incremento en los precios para llegar a valores de referencia de $8 por kilo de uva, lo que marca un aumento del 80% en relación a la cosecha pasada.

Suarez recordó que se le pidió al INV que exija por resolución que para que un vino genérico sea identificado como tinto deba tener no menos de un 85% de variedades tintas. Otra medida que tendrá un impacto positivo en el precio de la uva para esta cosecha.

El Gobernador defendió el proyecto que impulsa su gestión del Banco de Vinos para contar con un mecanismo anticíclico permanente que busque equilibrar precios y regular las existencias y stocks a partir de auto bloqueos de vinos que serán rentados (pago de una tasa de interés) por el Estado.

“Proponemos una regulación en la implantación de nuevos viñedos que promueva la sustentabilidad social, económica y ambiental de la producción vitivinícola. Es el momento de dar este paso y consideramos que es conveniente que se haga a través de una ley nacional”, afirmó Suarez.

El Gobernador de Mendoza pidió asistencia a la Nación, más fondos y recursos para combatir plagas como la Lobesia Botrana, solicitó subsidios a la tarifa eléctrica del riego agrícola y apoyo a la lucha antigranizo. Por todas estas medidas, desde el Estado provincial se destinan más de $1.000 millones al año para asistir a la producción, dijo y con eso Suarez reclamó a la oposición el aval legislativo para aprobar el presupuesto 2020 con el endeudamiento presentado por el Ejecutivo.

“Un pronto entendimiento entre las partes en disputa ayudará a la consecución de los objetivos trazados. La vitivinicultura ha marcado un gran camino de valor que sirve de ejemplo a otras cadenas productivas y ese es el proceso que los convoco a fortalecer”, afirmó Suarez en relación a la institucionalidad de COVIAR.

“Tenemos desafíos importantes a futuro frente a los cambios en los hábitos de consumo”, dijo el Gobernador y defendió el impulso al proyecto de ley de edulcoración de bebidas sin alcohol con jugos naturales, entre ellos el mosto de uva.

“Me ofrezco como canal el diálogo para poner fin a las disputas internas. Necesitamos una vitivinicultura más rica, más fuerte y que de oportunidades a todos. Y eso se logran en conjunto”, dijo el Gobernador de Mendoza.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.