Desde hace un par de años que Chubut se afianza como la próxima provicia argentina en consagrarse como vitivinícola, más allá que por ahora solo se traten de 75 hectáreas, y de que sus condiciones tan extremas dificulten su crecimiento. Pero hoy no se trata de cantidad sino de calidad. Y quizás tampoco de calidad, ya que ésta ya no es más un valor agregado sino una obligación de cada etiqueta que llega a las manos del consumidor. Pero si no es una cuestión de cantidad ni de calidad, de qué es. Carácter y personalidad propia, lo único que puede consagrar a un vino en el tiempo.

En la Patagonia austral el territorio de Chubut constituye el punto más extremo para el cultivo de la vid en Argentina y donde se encuentran los viñedos más australes del mundo, que van desde los 42° hasta más allá de los 45° de latitud sur. Son muy pequeños oasis distribuidos a lo largo del territorio en zonas cercanas a ríos caudalosos y grandes lagos. Y entre los nuevos desarrollos en el valle de Trevelin, sobresale Contra Corriente.

En 2014, Rance Rathie y Travis Smith decidieron adentrarse en el mundo del vino y ser uno de los pioneros elaboradores en la región. Originarios de Montana (Estados Unidos), llevan adelante un negocio de pesca con mosca en Patagonia desde hace 10 años.

Su viñedo está situado a 384 metros sobre el nivel del mar, al lado del pueblo de Trevelin, Chubut y localizado en el paralelo sur 43º en el valle de Trevelin. El suelo es aluvional, de un antiguo lecho de rio que quedó del retroceso de glaciares. Consta de perfiles heterogéneos y buen drenaje, de textura franco a franco arenosa, con presencia de arena volcánica y pH ligeramente ácido.

El clima de la zona es de frío atemperado. Las precipitaciones anuales promedian los 700mm, las cuales han venido en descenso en los últimos años. Los meses de octubre, noviembre y diciembre son bastante inestables e impredecibles en cuanto a clima. Durante la primavera hay vientos de hasta 50 nudos del suroeste. Desde mediados de noviembre comienzan a tener calor, y los meses de enero, febrero y marzo son los más secos y calurosos, con un total de precipitaciones de 25mm en promedio. Durante estos meses tienen muchos días de cielos claros y fuertes rayos UV. La amplitud térmica durante los meses de verano es enorme y puede llegar a 30 grados; las temperaturas pueden llegar a 30/35ºC durante el día y bajar a 1/5ºC durante la noche. Los vientos continúan durante el verano y disminuyen al comenzar marzo y durante el otoño, trayendo consigo clima más fresco. Las precipitaciones tienden a incrementarse a fines de marzo y la cosecha es normalmente a fines de abril. El resto del otoño e invierno es frio y puede ser bastante húmedo sin que llegue usualmente a -10ºC. El viñedo puede recibir hasta 10 cm de nieve en contadas ocasiones. En comparación a otras regiones aledañas, el clima en el valle de Trevelin es más atemperado debido a la influencia del océano Pacifico, ya que la cordillera en esta latitud es lo suficientemente baja.

El viñedo de Contra Corriente consiste de 3 hectáreas con 4 variedades: Riesling, Gewürtzraminer, Chardonnay y Pinot Noir. Plantadas en 2014 y 2015, y debido a la poca asistencia técnica en el área, el proyecto tardó en madurar durante los primeros años. Estiman agrandar el viñedo durante 2020, llevando el total de plantación a 6 hectáreas. El sistema de conducción es en espaldero, y en un marco de plantación de 1,8m x 0,8m.

Rance y Travis se encargaron de la elaboración de los vinos 2018 con la asistencia técnica de Jeff Lebard. “Algunos de los desafíos que tenemos como región extrema son las heladas que ocurren durante toda la temporada, la mayoría de las veces llega a descender de 0 a -1 y rara vez hasta  -5ºC. En total tenemos de 10 a 15 episodios por temporada y la viña está protegida con un sistema anti helada de aspersión. Esta temporada 2020 invertimos en un sistema con calor para las últimas semanas cercanas a la cosecha. También tenemos problemas de pájaros por lo que utilizamos redes para proteger los racimos a partir de mediados de marzo. Al estar muy alejados de todo, la mano de obra y el equipamiento es también difícil de conseguir. En este momento contamos con un equipo de tres personas casi exclusivas para el viñedo”, relatan Rance y Travis.

Los vinos se elaboran en la misma propiedad, en un garage reacondicionado para procesar la primera vendimia (2018). En 2019 se agrandó y se incorporaron un equipo de frio, tanques, barricas y otros implementos. En octubre de 2018 se sumó la enóloga Sofía Elena para hacerse cargo del viñedo y los vinos. Ella centró su carrera en regiones del mundo de clima frio como Oregon, Francia, Nueva Zelanda y Chile, y está muy entusiasmada con este proyecto, ya que se trata de una nueva región de clima frío de Argentina. Por su parte, el consultor Jeff LeBard; originario del valle de St. Ynez, California; lleva adelante el proyecto como enólogo consultor desde principios del 2018, aportando una gran energía y más de 20 años de experiencia de trabajos en California, produciendo vinos para Gainey Vineyard.

El frío extremo, los fuertes vientos y la presencia de heladas durante toda la temporada se traduce en vinos frescos, de notas frutadas y buena acidez. Pero también con una personalidad propia que ya asoma desde la primera cosecha en el mercado. Es por ello que se habla del gran potencial de Chubut como flamante zona vitivinícola.

Y si bien hoy sus Pinot Noir, Chardonnay y Gewürztraminer están dando sus primeros pasos, tienen tanto sustento que demuestran ser el principio de una gran historia. Sin dudas, son vinos para descubrir y comprobar que el desafío de los límites le hace bien al vino argentino, siempre y cuando los vinos logren demostrar un sentido de lugar y estilo propio. Por ahora es muy pronto, pero se entiende del entusiasmo de los porpietarios y los enólogos de la casa, ya que tiene por delante un lindo trabajo; pulir ese carácter frío y salvaje de sus vinos.

Los vinos de Contra Corriente

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.