Los rótulos originales suelen bastardearse rápidamente por acción y efecto del marketing. Y, muchas veces, eso le resta valor al concepto, y lo que es peor, hasta puede perjudicar al que realmente se merece tal o cual calificativo.

Si aún no conoces a Walter Bressia, estás a tiempo. Y por suerte cada vez te lo podes encontrar más seguido. Y no porque sea una figura pública o famosa, sino porque sus vinos poco a poco están presentes cada vez en más lugares. Algo que se merece y que además celebramos todos los amantes del vino.

Es uno de los enólogos más reconocidos del ámbito local, muy querido y respetado por sus pares. Siempre de buen humor, un hombre de familia y trabajador que decidió lanzarse sólo con un vino allá por 2004. Ese vino era el Profundo 2001, un blend. El vino que más lo represente y que (no casualmente) más le gusta hacer. Porque se siente mucho más cómodo en la combinación de variedades que a solas con una sola cepa. Defectos del oficio, mañas de grande o talento puro, como lo quieras ver.

Untitled-14

Presentó sus vinos de una manera muy distinta, pero a la vez muy a lo Bressia. Porque fue en Astor, ese restó palermitano de Antonio Soriano (Ciudad de la Paz al 300) que no podes dejar de conocer, ya sea mediodía o noche. Porque es muy confortable, la comida está bárbara y el servicio a cargo del sommelier Pablo Colina es realmente disfrutable.

Untitled-13

Es decir que el lugar fue el ideal, porque Walter nos miraba a todos a la cara cuando hablaba, ya sea de la historia de su pequeña bodega familiar como de sus vinos. Hoy con dos propuestas bien marcadas. Bressia, con vinos importantes, fundamentalmente blends y con crianza en barricas. Y Sylvestra, una propuesta de vinos jóvenes, sin madera y en los que deja a sus hijos intervenir y decir en (casi) todo. Fueron nueve vinos los degustados, que iré publicando mis notas de cata en breve. Pero lo más interesante fue que pudimos recorrer un gran espectro de sus vinos. Un menú de pasos acompañados por vinos de ambos proyectos. Tan distintos entre sí como relacionados genéticamente. Y ese ida y vuelta de cada plato, con un vino joven, fresco y amable, al lado de otro más pretencioso, serio y complejo, fue lo que coronó una experiencia única.

Empezamos con el Brut Royale, un espumante de lujo. Seguimos con dos blancos, el Sylvestra Torrontés 2013 y el Lágrima Canela 2011. Uno joven e impetuoso, el otro uno de los máximos exponentes blancos de nuestra enología. Le siguieron los Pinot Noir. El Rosé de Sylvestra 2014 ($93), pensado y concebido a tal fin desde la viña, y el Piel Negar 2010 ($360). Luego el Sylvestra Malbec 2013 ($98) y el Monteagrelo Cabernet Franc 2011 ($210). Para cerrar, los vinos importantes. El Profundo 2009 ($360), que mantiene el blend desde su creación en 2001: Malbec 50%, Cabernet Sauvignon 30%, Merlot 10% y Syrah 10%). El Conjuro 2009 ($760), un señor vino a base de Malbec, Cabernet Sauvignon y Merlot de Tupungato. Y para cerrar, sorprendió a todos con un Conjuro 2004 tarifo especialmente desde su cava, y que demostró que sus vinos se pueden disfrutar hoy y por muchos años más.

Walter no es de perfil alto, pero si agarra confianza no lo para nadie. Y hoy está cosechando el fruto de su siempre. Se lo merece.

Por eso, cuando se topen con algún vino de Walter, no lo duden, ya que estarán frente a un verdadero vino de autor.

Untitled-15

 

 

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.

Una Respuesta

  1. alejandro

    Soy un famatico de sus vinos. cada vez que voy a mendoza, paso x su bodega, ya son una familia muy amena y servicial.
    Con respecto a sus vinos el Silvestra Cabernet-fran (excelente) al igual que el piel negra y el lagrima canela