Al pie de la cordillera y en un atardecer inolvidable, gran parte de esa gran familia del vino argentino que conforman los Bianchi, presentó sus dos nuevos vinos. Pero esta vez, el protagonismo de la cuarta generación, que no solo les da nombre a las flamantes etiquetas de la bodega, sino que participó activamente en la creación del nuevo Malbec y del nuevo blend.

Estos vinos cuentan la historia de la familia, pero también miran hacia el futuro. El recorrido vitivinícola de la familia, que comenzó hace casi un siglo con el sueño de un Bianchi en Italia, hoy continua con estos vinos que respetan su legado. Pero también llegan para decir otras cosas. Buscan transmitir un terroir, a partir de bloques específicamente seleccionados en los viñedos nuevos de la Indicación Geográfica (IG) Los Chacayes (Valle de Uco), una zona de mucho vigor y potencia. Los IV Generación toman la evolución del conocimiento y el amor por el vino en pos de nuevos desafíos y horizontes, con la intención de ir un paso más allá. Sin dudas, esta nueva línea refuerza la presencia y el compromiso de la familia con el mundo del vino.

Silvio Alberto, Chief Winemaker de Bodegas Bianchi, cuenta no solo con un gran equipo sino con una bodega concebida para lograr vinos de alta gama en partidas limitadas. Allí, en Enzo Bianchi (Los Chacayes) está César Cárdenas, un joven enólogo con una interesante trayectoria. Junto a Sergio Pomar (enólogo) y Pablo Minatelli (agrónomo) están al frente de mucha gente que trabaja día a día para lograr cada vez más y mejores vinos.

Sobre el terruño,Pablo Minatelliexplica: “Los vinos que integran la línea “Bianchi IV Generación” son claros exponentes de lo que Los Chacayes, Valle de Uco, puede ofrecer en calidad, elegancia e identidad. Son vinos nacidos en nuestro viñedo de Bodega Enzo Bianchi, donde su suelo característico, con grandes cantos rodados, forja vides con la energía necesaria para atravesarlo y tomar sus nutrientes y el agua de deshielo. En un paisaje abrazado por la inmensidad de la Cordillera de los Andes, a una altitud de 1200 metros y con gran amplitud térmica, encontramos las parcelas o bloques con características excepcionales que nos permiten elaborar este Gran Malbec y Gran Corte”.

En medio de la cosecha, todos ellos pudieron tomarse un recreo para disfrutar de un merecido festejo; que incluyó la presencia del gobernador; un evento a cielo abierto al borde de una laguna y respetando todos los protocolos sanitarios.

Con los vinos base ya elaborados, y las uvas blancas y el Pinot Noir ya cosechados, todos coincidieron en que la cosecha 2021 viene rara, pero que tiene todo para sorprender. Empezó con climas fríos, luego llegaron las temperaturas cálidas y las lluvias que obligaron a apurar la vendimia. Después volvió el frío y frenó la marcha, y ahora se prevén nuevas lluvias que pueden complicar el grueso de la recolección de las uvas tintas. A esto se le suma la falta de mano de obra disponible. “Hay que esperar”, afirman.

En la pequeña bodega de Los Chacayes (no tienen báscula para pesar camiones, sino que las uvas se pesan manualmente), todos los tanques son pequeños, y esto les permite vinificar por separado parcelas o “blocks”, donde nacen los nuevos vinos IV Generación. Todas las uvas se refrigeran en cámara por al menos 24 horas antes de comenzar el proceso de vinificación. Hay pre-maceraciones en frío para lograr extracciones más suaves (incluso sin semillas), antes de la fermentación alcohólica. Esto es necesario para balancear los taninos, la potencia y el carácter salvaje de Los Chacayes, por la gran carga de compuestos polifenólicos naturales. Esto se maneja con degustaciones diarias. Llegado el momento se hacen los blends en caliente, es decir antes de pasar a barrica. Todos los vinos se crían entre tres y doce meses en barricas de distintos usos, mayoritariamente de roble francés y, dependiendo de la línea, los porcentajes van del 30 al 100%. El trabajo de este equipo enológico se puede apreciar a pleno desde la cosecha 2018, y todos ponen el foco en la suma de detalles, por eso el manejo en volúmenes chicos.

Estos dos nuevos vinos; Bianchi IV Generación Single Block Malbec 2018 y Bianchi IV Generación Selected Blocks Gran Corte 2018, son el fiel reflejo de esa filosofía de trabajo. Si bien el Malbec proviene de una parcela específica (12), el Gran Corte va a cambiar todos los años su composición en función del carácter de la cosecha. El 2018 es Malbec (44%), Merlot (24%), Cabernet Sauvignon (22%) y Petit Verdot (10%), con una crianza de doce meses, 50/50 entre roble nuevo y de segundo uso.  

“El Gran Corte de la línea “Bianchi IV Generación” es un blend de uvas tintas formado por Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot cosechadas a partir de bloques seleccionados especialmente para producir unas escasas y muy singulares 3.395 botellas. Es un vino de gran intensidad aromática, con notas profundas, donde se mezclan frutos rojos y negros con dejos especiados de tomillo y pimienta negra, resaltando también esa mineralidad típica de Los Chacayes. Se trata de un vino complejo y seductor, con gran cuerpo y equilibrio, en donde cada una de las variedades aporta sus notas características”- explica Silvio Alberto Chief Winemaker de Bodegas Bianchi. 

Pero detrás de estos vinos también está la cuarta generación, primos de distintas edades y profesiones que quieren empezar a poner su impronta en los vinos de la familia. Y más allá de participar en el diseño de las etiquetas, la selección de nombres y opinar de los cortes finales, han puesto al consumidor en el centro de la escena con una innovación. Crearon una experiencia a través de una App gratuita (CamOnApp) que permite, escaneando las etiquetas, vivir una experiencia interactiva con el terroir como protagonista a través de realidad aumentada. Una clara manera de democratizar el acceso a la información del vino.

Si bien los primos Bianchi comenzaron eligiendo Valle de Uco para sus primeros vinos, saben que su cuna vínica es San Rafael y que allí siempre nacerá el Enzo. Sin dudas, este es un gran paso para la familia y la bodega, el comienzo de una nueva etapa y, por qué no, una nueva era. Con vinos más jugados que miran al futuro, con la fuerza y frescura del terruño no tan domadas, sino más auténticas. Estos 2018 fueron el primer paso de un largo recorrido, y se vienen cosechas excepcionales para que puedan imprimir su propio sellos a los vinos de la casa. El potencial de guarda de estos flamantes tintos está garantizado, como así también el legado de Don Enzo, Tincho y todos los miembros de las generaciones anteriores está en buenas manos con la IV generación.

Bianchi IV Generación Single Block Malbec 2018

Bodegas Bianchi, Los Chacayes, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ – $$$$$ (Mar2021 $4500)

Este Malbec irrumpe con personalidad propia y se hace un lugar en la alta gama de la tradicional bodega a fuerza de carácter propio. De aromas intensos a fruta roja fresca con toques herbales. Más moderno que el Particular (San Rafael) y con más cuerpo que el Gran (Valle de Uco). De texturas mordientes finas, buen volumen y cierta vivacidad. Dentro de su estilo actual y energía, su trago es equilibrado y profundo. Beber entre 2021 y 2025.

Puntos: 92,5

Bianchi IV Generación Selected Blocks Gran Corte 2018

Bodegas Bianchi, Los Chacayes, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ – $$$$$ (Mar2021 $4500)

Flamante blend de Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon y toque de Petit Verdot para potenciar la fuerza salvaje del lugar. De aromas compactos y expresivos que remiten al origen. Paladar carnoso y moderno, también fresco, con taninos finos pero firmes, la madera muy bien integrada, y un final herbal. Trago consistente, con algo de madurez y cierta complejidad en su mensaje, más allá que todavía se siente muy joven. Beber entre 2022 y 2028.

Puntos: 93

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.