La línea de varietales de Bodega Goyenechea ahora tiene un nuevo nombre: GOYE. Próximos a cumplir 150 años de historia, la bodega de San Rafael ha dado un paso más en su acercamiento a los consumidores. Casi un siglo y medio de historia le permite esta cercanía sin perder su esencia. Así, apelan a una abreviación del nombre familiar y al modo en que los llaman quienes sienten cariño por la bodega y  sus productos.

Para el restyling de la etiqueta se trabajó en un estilo claro y contundente, con reminiscencias vintage y economía de recursos, tanto en estilo de la tipografía como el colorido (blanco y negro). Se buscó una imagen joven y clásica para un vino fiel que se adapta a su tiempo y al público actual.

Una línea que se renueva y a la vez conserva los valores de siempre, un vino actual de elaboración moderna combinado con la trayectoria y gran experiencia de la bodega.
Cabernet Sauvignon, Malbec Roble, Syrah, Sauvignon Blanc y un magnífico y nuevo Tocai. Ahora los varietales GOYE se llaman así.

Bodega Goyenechea fue fundada en 1868 por los hermanos Santiago y Narciso Goyenechea en Villa Atuel, San Rafael, al sur de la provincia de Mendoza. Entre 1930 y 1940 llegaron a poseer, junto a la familia Arizu, el viñedo más grande del mundo y sus vinos, producidos por la tercera generación de la familia ya se comercializaban en todo el país bajo diferentes marcas. Hacia 1965 ingresa la cuarta generación familiar y la actividad se centra exclusivamente en el vino fino embotellado.

Hoy, la cuarta y quinta generación trabajan en conjunto con la misma dedicación y compromiso que sus antepasados, haciendo de Goyenechea una verdadera empresa familiar ligada a la industria vitivinícola, con una producción diversificada y de valor agregado, llevada a cabo en instalaciones modernas.

El futuro de la bodega se vislumbra acentuando su diversidad y calidad, posicionándose como un gran referente del sur de Mendoza.

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.