Con la llegada de una nueva celebración por el Día Mundial del Malbec, la Bodega Alba en los Andes se hace presente en los festejos con su Estate Reserve Malbec 2015, un buen ejemplar elaborado con uvas de sus propios viñedos, ubicados en Tupungato, Valle de Uco, más precisamente en la parte baja de la micro región de Gualtallary. Allí se encuentra una finca de 36 hectáreas con un viñedo de 25 años ubicado a 1.100 metros sobre el nivel del mar.

Alba en los Andes Estate Reserve Malbec 2015, es un vino de perfil complejo, profundo, frutado y fluido. De atractivos tonos rojos violáceos. Agradables aromas a ciruelas y frambuesas a los que se suman notas florales a violetas, se deslizan en un vino de buen cuerpo, taninos suaves y paso fluido por boca. Con 12 meses de crianza en barricas de roble francés.

PUNTAJES: Robert Parker 89; Guía Peñin 90; Andreas Larsson 89; Decanter 2017: Silver y James Suckling 91 Pts.

Precio sugerido en vinotecas: $ 350

En la elaboración participan el experimentado y talentoso enólogo Bernardo Bossi Bonilla y el Ingeniero agrónomo Marcelo Canatella, uno de los más reconocidos en materia de viticultura de Argentina, forman un equipo comprometido que aman profundamente lo que hacen. Ellos junto a sus colaboradores acompañan el proceso agrícola de mayo a febrero, la cosecha de marzo a fin de abril y la elaboración. Es un recorrido diario, a pie, planta por planta, atravesando las 4 estaciones. En este trabajo la vocación es tan importante como el conocimiento y la experiencia.

El proyecto nació en el año 2012 y desde entonces cuenta con el desarrollo de la consultora Wine Idea, a quienes se suma la distribuidora Montana a cargo de su comercialización.

 

Acerca de la Bodega Alba en los Andes

Un matrimonio, él, mexicano y ella Guatemalteca, apasionados por el vino argentino y enamorados de nuestras tierras, decidieron desembarcar en Mendoza y presentaron en el año 2017 su primera añada.

Inspirados en la cultura enológica del viejo mundo y con el objetivo de hacer vinos de la más alta calidad, se tomaron cinco años para poner en valor una finca soñada con viñas preexistentes de 27 años.

Con la pasión por el vino argentino como motor y la cordillera como marco inconmensurable, el proyecto Alba en los Andes, bautizado en honor al nombre de su fundadora, Alba, nace y se inspira en esta unión que trasciende fronteras, que conecta por sentimiento e identidad a todos los países que recorren su geografía, de norte a sur, de México a Argentina.

Acerca de Bernardo Bossi Bonilla: 

Es licenciado en Enología e Industria Frutihortícola, Bromatólogo y Sommelier. Con más de 15 años de experiencia en la industria del vino, ha trabajado en importantes bodegas tales como Catena Zapata, Ernesto Catena Vineyards y Casarena.