Hoy es 29, día de ñoquis. Cuenta la leyenda que en el siglo VIII el joven médico Pantaleón, recorría la península itálica curando enfermos. Un día, agotado por el trajín, se quedó a cenar en una casa muy humilde. Tanto le gustó la comida que predijo un año excelente para la familia. La profecía se cumplió, el médico se convirtió en santo, y aquel plato (servido un día 29) quedó inmortalizado. Y si bien ya era una comida conocida por griegos y romanos, la costumbre de comer ñoquis los días 29 se instaló fuertemente, y aún continua; sobre todo en donde la comunidad italiana pisa fuerte.

Hoy son pocos los que siguen poniendo plata debajo del plato, como augurio de buenos deseos. Lo mejor es acompañarlos con un bueno vino.

Sean caseros, frescos de la fábrica de pastas del barrio, o de paquete comprado en el súper, los ñoquis representan mucho más que un plato de comida, ya que marcaron a generaciones enteras.

Recetas de ñoquis hay miles; de harina, de harina y papa, con o sin leche, sin gluten y sin lácteos apto celíacos, etc. También las formas pueden variar, ya que están los clásicos marcados con el tenedor o los lisos, algunos prolijos y otros medios deformes. Y también los colores pueden variar; verdes, anaranjados o amarillos.

Pero donde más se puede innovar es en las salsas. A la más básica de tomate o de crema, se le pueden agregar muchas cosas y así convertirlas en recetas únicas. Las más elegidas además de la fileto, son la bolognesa, la scarparo (con jamón cocido, cebolla y panceta), la de champignones, al pesto con parmesano, la salsa rosa (fileto y crema), la de espinacas, etc. O también se pueden disfrutar solos, con un buen aceite de oliva y pimienta negra, o con tomate y unas hojas de albahaca.

En todos los casos, el vino se va a tener que adecuar a la salsa más que a los ñoquis, porque es el que termina de complementar su textura, aportando otros matices de sabor.

Sin dudas, comer ñoquis es una sana costumbre a la que se le puede sumar un buen vino y hacerla más divertida aún, ideal para compartir en familia o con amigos.

10 vinos ideales para acompañar los ñoquis del 29

Don Valentín Lacrado Cabernet Sauvignon

Bodegas Bianchi, San Rafael

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2019 $169)

Qué bueno que haya buenos vinos para disfrutar seguido y de precio amigable. Con el respaldo de seis décadas y la intención de aportar cada vez más a la democratización del vino, llega el Cabernet Sauvignon de Don Valentín; un cepaje que siempre fue protagonista del clásico y afamado Lacrado. Con carácter y fruta amable, taninos bien puestos y un paso por boca consistente, este varietal merece estar la mesa cotidiana de los argentinos.

Puntos: 86,5

Portillo Pinot Noir 2018

Salentein Wines, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jul2019 $170)

Solo una bodega con viñedos propios y experiencia con el cepaje puede lograr un exponente joven y al alcance de muchos. Un tinto completo, que da mucho más de lo que pide, de aromas integrados que hablan de tipicidad. Refrescante y vivaz, paso agradable y paladar envuelto, con esas notas de cerezas negras y especias tan características. Para sorprender en casa.

Puntos: 88

Kaiken Malbec Rosé 2019

Bodega Kaiken, Agrelo, Luján de Cuyo

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jul2019 $300)

Es otro de los rosados que se fue acomodando a las modas, y desde 2016 se elabora desde la viña. Eso explica su aspecto más tenue y brillante, reflejo de una vinificación mejor lograda. De aromas austero pero frutales, y paladar más tenso que sus predecesores. Apoyado en la fruta roja, con muy buen con agarre y un final de boca consistente, con gracia y carácter. Beber entre 2019 y 2020.

Puntos: 89

Ruca Malen Special Creations Blend de Blancas 2018 

Bodega Ruca Malen, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2019 $300)

De aromas delicados y algo florales con buena frescura y volumen. En el ataque predomina el Gewurztraminer, con paso graso, buena frescura y no mucha profundidad. Hay frutas blancas, con buen volumen y hasta cierto agarre, y una delicada rusticidad por ese choque entre lo floral seco del Gewurz y la fruta blanca del Semillon. Un blanco completo, para adoptar y servir, tanto por copa como en la mesa. Beber entre 2019 y 2020.

Puntos: 89,5

Pascual Toso Estate Sauvignon Blanc 2018

Bodega Pascual Toso, Barrancas, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jul2019 $315)

Si bien no es su terruño más famoso, este vino se elabora desde hace casi 15 años. Y lo más interesante es su carácter, con buena tipicidad, pero distinto de otras zonas; algo que a Felipe Stahlschmidt (enólogo) le llama la atención. Porque en Barrancas hay mucha amplitud térmica y buen drenaje. Por eso este blanco es fresco y con buena fruta, de aromas y sabores cítricos, y paso contundente. Ideal para acompañar pescados al horno o a la parrilla. 

Puntos: 88

Santa Julia Magna 2016

Santa Julia, Valle de Uco, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jul2019 $355)

Blend de Cabernet Sauvignon, Malbec y Syrah, de buen cuerpo y algo classy, fiel a su estilo, pero con más fuerza. Hay cierta calidez y potencia en su carácter frutal-especiado, y los taninos se sienten algo firmes todavía. Con las notas de crianza que asoman sobre el final, es un tinto serio y con más vida por delante. Beber entre 2019 y 2021.

Puntos: 89

Fabre Montmayou Reserva Malbec 2016

Fabre Montmayou, Vistalba, Luján de Cuyo

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jul2019 $400)

Desde siempre, es un Malbec expresivo que mantiene un estilo a pesar de las modas. De aromas nítidos a frutas rojas y hierbas frescas, con buen carácter, más de fruta negra que habla de la zona y con la frescura marcada que caracterizó al año. De paladar franco y fluido, pero con agarre y un final vibrante muy interesante, con la madera totalmente integrada (60% del vino criado en barricas de roble francés durante 12 meses). Beber entre 2019 y 2021.

Puntos: 90

Casa Boher Malbec 2017

Bodega Rosell Boher, Mendoza

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jun2019 $450)

En esta cosecha (recién salida al mercado) se empieza a ver un cambio muy favorable, con más expresión de frutas rojas aportadas por las uvas jóvenes de Agrelo. De buen volumen y paso refrescante, y un paladar franco y agradable que mantiene un carácter joven. Con taninos incipientes que resaltan su vivacidad y aportan un final persistente. Para lucirse en el próximo asado. beber entre 2019 y 2021.

Puntos: 90

Reserva del Fin del Mundo Pinot Noir 2017

Bodega del Fin del Mundo, San Patricio del Chañar

$ – $$ – $$$ – $$$ (Jun2019 $450)

Con los años el viñedo ha ganado equilibrio y eso se siente en cada uno de los vinos de la nueva cosecha. Acá hay un Pinot Noir inconfundible, que respeta más el clasicismo del varietal que la modernidad de su terruño. Con carácter frutal, tipicidad, y texturas incipientes más allá de su buen cuerpo. Un final profundo y especiado, y una complejidad que empieza a asomar. Un tinto delicado, pero con fuerza para lucirse en la mesa. Beber entre 2019 y 2020.

Puntos: 89

Gaia Red Blend 2017

Domaine Bousquet, Gualtallary, Valle de Uco

$ – $$ – $$$ – $$$$ (Jul2019 $600)

Blend de Malbec (50%), Syrah (45%) y Cabernet Sauvignon (5%), cofermentados en tanque de acero y luego añejado en contacto con roble francés por 10 meses. Muy bien logrado, con buena expresión del Valle de Uco, equilibrado, con frescura y carácter de frutas negras. Paso mordiente, con leves dejos amables, frutales y herbales. Con fluidez y personalidad. Beber entre 2019 y 2021.

Puntos: 89

Sobre El Autor

Hace 15 años degusté un vino por primera vez y supe que querría hacer de mi vida profesional. Compartir mi pasión; por eso me dediqué a comunicar el vino. Más de 30.000 vinos degustados y 20.000 publicados, más de 100 revistas editadas y miles de notas. Siete años en TV, cuatro en radio y seis en la web. Más de 20 exposiciones de vino organizadas y más de 30 concursos internacionales como jurado, además de muchos viajes a zonas vitivinícolas del mundo. Todo esto, simplemente me ayuda a conocer más, para poder compartirlo mejor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.